(Diario Financiero) El presidente de la Confederación de la Producción y del Comercio (CPC), Alberto Salas, reiteró ayer el llamado al gobierno a acotar las reformas como un camino para «poder lograr nuevamente inversión, que es igual a crecimiento».

«Insistimos en que es importante recuperar confianza y poder disminuir los grados de incertidumbre», expresó el dirigente empresarial ante las consultas de la prensa a propósito del crecimiento de 1,9% que registró la actividad local durante el segundo trimestre.

Desde su óptica, dicho resultado «no es un buen número».

El presidente de la CPC fue uno de los tres expositores que participaron ayer en el seminario «Construyendo confianza: ¿cuál es la fórmula?», organizado por el Centro de Políticas Públicas UC y en cuyo marco compartió con el decano de la Facultad de Derecho de la UAI y ex contralor de la República, Ramiro Mendoza, y el presidente de Adimark GfK, Roberto Méndez.

Salas fue el primero en reconocer el complejo panorama que vive el país en términos políticos y económicos a raíz de la pérdida de confianza, enfatizando que recuperarla «debe partir desde nosotros mismos».

Méndez explicó que a través del tiempo, el nivel de la confianza en las instituciones «pasa por ciclos» y «ahora estamos en un ciclo malo» que comenzó en 2011, afectando al empresariado (caso La Polar), la iglesia (caso Karadima), y estadísticas públicas (Encuesta Casen y Censo 2012).

«En 2011 iniciamos un ciclo muy malo para la confianza social, para esta confianza pública, que se ha ido deteriorando en los años siguientes y empeorado en este 2015», sostuvo. Pero al tratarse de un ciclo, Méndez se niega a pensar que la crisis de confianza se trate de algo «irreversible».

En esa línea, Mendoza destacó el trabajo realizado por la comisión Engel, pero reconoció que hay problemas y que para solucionarlos «hay que trabajar en la forma de los partidos políticos, donde hay reglas de transparencia y de lobby, tenemos que trabajar los temas de lobby y la implementación, tenemos que trabajar el costo de la democracia».

En la oportunidad se presentaron los puntos centrales del primer informe del proyecto «Confianza: la clave para el desarrollo de Chile», el cual detectó dos tareas fundamentales: estudiar y sistematizar los mecanismos que pueden explicar cómo se construye la confianza y crear instrumentos de medición de la misma, «con el fin de monitorear y fomentar constantemente la confianza en nuestro país».

¿El desafío? Transformar el tema de la confianza en una materia de interés público con un espacio «privilegiado en la contingencia.

Sobre la demora en el nombramiento de un nuevo contralor, Mendoza señaló que es una prerrogativa exclusiva de la presidenta de la República. «No hay una entidad acéfala, parece razonable que sea lo más rápido posible, pero el gobierno tomará sus tiempos».