(Pulso) La búsqueda de los consultores que asesorarán a los directorios y a los comités de las empresas involucradas en Carter II, Enersis, Endesa y Chilectra, está en su última etapa y ya han surgido algunas resoluciones clave.

Una de ellas es la definición del asesor financiero del comité de directores de Endesa, instancia clave considerando que es desde este redil de donde han surgido los principales reparos a la operación e incluso una propuesta alternativa, como la de hacer una división por área de negocio (generación y distribución) y no con criterio geográfico. La propuesta no prosperó pues se definió que se analizaría la alternativa proveniente desde ENEL, el controlador de Enersis, y no otras.

El asesor del comité ya está definido. La instancia, que integran Felipe Lamarca, Enrique Cibié y Jorge Atton, reclutó hace unos días al ex número 1 de JP Morgan en Chile, Juan Ignacio Langlois, para que cumpla esta función. Su mandato será claro: velar porque la operación sea beneficiosa para todos los accionistas, incluidos los minoritarios.

El rol de Langlois será paralelo al que ya contrató el directorio de la generadora, que esta a cargo del estudio de abogados Claro y Cia. y Deustche Bank. La idea es precisamente contrastar los resultados de ambos informes, que entre otros aspectos se enfocarán en la definición de los términos de intercambio y la valorización de los activos que serán divididos y luego, fusionados.

El perfil de Langlois no fue escogido al azar. Al ser abogado de la Universidad de Chile y MBA en la University of North Carolina at Chapel-Hill, tiene los conocimientos para asesorar tanto en materia legal como financiera a los miembros del comité. Langlois ingresó a JP Morgan en Chile en 1999, el 2002 se trasladó a Nueva York, el 2005 regresó a Chile, y el 2011 fue nombrado Co-Head de Banca de Inversión para la Región Sur de América Latina (Argentina, Chile y Perú), posición que mantuvo hasta que dejó JP Morgan en 2013. Antes de entrar a JP Morgan trabajó como abogado en el estudio Barros & Errázuriz.

Después de JP Morgan, Langlois formó su propia empresa, Tyndall Group, dedicada a proveer servicios de asesoría financiera. Este último aspecto también es importante ya que al no formar parte de un banco de inversión tradicional tiene mayor independencia en el análisis.

 

Si bien la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS) definió que la operación planteada por Enel no es entre partes relacionadas, el regulador sí exigió una serie de condiciones a la empresa, una de las cuales hace referencia al rol que deberá tener el comité de directores en la operación. Por esta razón la asesoría de Langlois es clave.

Reuniones en NY

En tanto, ejecutivos de BTG Pactual -contratado por Enel para asesorar la operación- mantuvieron hasta la semana pasada reuniones en Nueva York  con inversionistas de Enersis buscando conocer su impresión de la propuesta.

La respuesta habría sido, trascendió, mejor que la de las AFP y las voces mayoritarias plantearían que la simplificación societaria acarrearía una potencial mejora de la gestión de la empresa, y una consecuente alza en el valor del papel, tal como ocurrió con la reestructuración en España.

De hecho, su postura estaría en línea con los argumentos que ha esbozado el controlador de cara a maximizar las inversiones por lo que estarían apoyando la operación,  postura contraria a la que las AFP ha planteado, algo que a juicio de ejecutivos conocedores de las tratativas se explica por la falta de cumplimiento de las promesas hechas por la antigua administración de Enersis en el aumento de capital de 2013. Y, sobretodo, para evitar que la decisión de la SVS, relativa a que en la transacción no aplica la regulación entre partes relacionadas, sea interpretada como un precedente.