(La Tercera) Un estudio del centro de análisis Intelis y la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad de Chile determinó que el gas licuado de petróleo (GLP) es la alternativa más barata para sustituir el consumo de leña en el sur del país.

El estudio se basó en las comunas de Talca, Chillán, Los Angeles, Temuco y Padre Las Casas, algunas de las ciudades que consideró la estrategia 2014-2018 del Ministerio del Medio Ambiente para planes de descontaminación del país.

A nivel residencial, según el análisis de Intelis, el GLP es la alternativa más barata a la leña, con un valor de sustitución de equipos que llergaría a US$ 564 por hogar. Le sigue el gas natural licuado (GNL), con un costo de reemplazo de US$ 734 por hogar. Más atrás aparece el kerosene, con un costo de US$ 1.369.

A partir de los datos expuestos, el estudio concluyó que no es recomendable por parte del Estado “una política subsidiaria en GNL o kerosene” en el sur del país, sin antes considerar un estudio de costos más completo “de todas las alternativas”.

Jorge Rivera, profesor de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad de Chile y director de Intelis, dijo que “el GLP es una alternativa muy competitiva”. Al respecto, agreg+++ó que para tomar decisiones de “política pública, como lo está haciendo el gobierno, se debe analizar esta alternativa en particular”.

Rivera también planteó que las características de la zona sur del país hacen que se requiera un estudio “más acabado” respecto de la posibilidad de subsidiar al GNL como opción de reemplazo.

“En el sur la población es más dispersa, y llegar con cañerías a las casas es muy caro”, dijo Rivera.

Sin embargo, el mismo estudio consideró al GNL como el combustible menos contaminante, por sobre el GLP y el kerosene.

[Filial peruana de Lipigas planea invertir US$70 millones en planta de licuefacción]