Mediante un comunicado, la Asociación Chilena de Energía Solar (Acesol) criticó los argumentos entregados por Andrés Romero, secretario ejecutivo de la Comisión Nacional de Energía, para sustentar la decisión de la autoridad de mantener el Net Billing, es decir, el diferencial del 50% entre el valor que el usuario paga a la distribuidora por su consumo y el que esta paga por la inyección de energía fotovoltaica.

En el comunicado de la asociación se consigna que la decisión del Gobierno se basó en un escenario de penetración de 10% con sistemas solares, lo que generaría pérdidas por unos US$56 millones al año. Para la autoridad, cargarlos al sistema generaría un “subsidio regresivo”, ya que subiría la cuenta de usuarios sin sistema solar a favor de aquellos pocos con energía fotovoltaica.

[Gobierno descarta otorgar subsidios para generación eléctrica en viviendas]

Para Acesol, la simulación realizada es alejada de lo que podría llegar a ser la realidad. “Proyectar a un 10% la penetración de los sistemas fotovoltaicos es una utopía. Ni siquiera en California, el mayor ejemplo de desarrollo asociado al netmetering, con 10 años de experiencia en este tema, han llegado al 5%”, asegura Gabriel Neumeyer, director de la Asociación que reúne a las Empresas Solares chilenas.

Agrega que además esta argumentación sería contradictoria, ya que “por un lado presentan este escenario ultra optimista y por otro señalan que los sistemas son demasiado caros para la mayoría de los chilenos, por lo que solo serán asequibles para el sector de altos ingresos de la población”.

Con respecto a las pérdidas a las que aluden las autoridades y que generarían el “subsidio regresivo” del sistema, en Acesol aseguran que éstas no existen. “Sólo se trata de una adecuación entre potencia conectada y energía consumida, bajo una medida de eficiencia energética como es el uso de sistemas fotovoltaicos para ahorro de electricidad. Bajo un prisma de pérdidas, toda medida de eficiencia energética podría ser vista como un ‘subsidio regresivo’, como comprar un refrigerador eficiente o ampolletas de bajo consumo”, agrega Neumeyer.

También asegura que los excedentes de un pequeño sistema solar usan solo una parte mínima de la red, por lo que no se justificaría que se descuente todo el valor asociado a la potencia para mantener la red completa de distribución, como se estaría haciendo con el Netbilling. “Hay que considerar que los excedentes que genera una vivienda, en la práctica se mantienen bajo el transformador de la cuadra y se consumen allí mismo, utilizándose sólo pocos metros de cable de la red de distribución”.

Gabriel Neumeyer concluye con que “en Acesol no esperamos subsidios para el desarrollo de la energía solar fotovoltaica. La tecnología es competitiva y la industria solar está preparada. Lo que necesitamos es que exista un real compromiso del Estado con las ERNC a nivel distribuido, en pequeños generadores, no sólo para grandes plantas, y que éste se refleje en leyes y normativas que ayuden a impulsar el mercado, aportando independencia y diversidad energética, energía limpia y ahorro. Chile, con su ley de Net Billing se está quedando atrás, desaprovechando la oportunidad que nos da la fotovoltaica”.

Junto a lo anterior, agregó que “si los chilenos de verdad queremos que se masifique la energía solar distribuida, más que solo tener una ley ‘para la foto’, como la actual, necesitamos netmetering para BT1, instrumentos de financiamiento con intereses a nivel de crédito hipotecario y un programa especial para viviendas sociales. Estas tres herramientas son la base para el desarrollo de la energía solar a nivel masivo, y con posibilidades de crecimiento para muchos actores, desde instaladores locales hasta las empresas establecidas del sector eléctrico que con un verdadero Netmetering también podrán  desarrollar nuevos negocios”.