(El Mercurio) Si hubo un ganador en la bolsa local el año pasado, ese fue el sector eléctrico. Su liquidez, además de estar muy bien posicionado entre los gestores de portafolios internacionales, le permitieron liderar en términos de rentabilidad promedio, obteniendo ganancias que superaron con creces el IPSA. Mientras que el índice rentó 4% el año pasado, las ganancias del sector eléctrico llegaron a 26,54% en el mismo período, la mayor cifra desde 2009, cuando el avance fue de 33,2%, según cifras de EuroAmerica.

[Empresas con ventas sobre U$1.000 millones pasaron de 21 a 54 en diez años]

De esta manera, pesando aproximadamente 20%, el rubro se consolidó como el semillero de rentabilidad para los inversionistas, de la mano de los papeles de Colbún, ECL, Enersis, Endesa y Aes Gener, registrando rentabilidades de dos dígitos. ¿Pero se volverán a repetir los retornos del año pasado?

Sergio Zapata, analista senior de sector eléctrico y utilities de CorpResearch, explica que, en lo que va de 2015, el promedio de crecimiento de los precios de acciones de esta área totaliza un 8,3%, mientras que el IPSA lo hace en un 3,4%. “Sigue siendo muy alto, está más que duplicando la rentabilidad del IPSA y sigue pesando el 20%, entonces la mitad del crecimiento del índice se explica por este sector”, asegura.

Para Constanza Pérez, subgerenta de renta variable del departamento de estudios de Security, el sector tiene aspectos claves que lo hacen resaltar al ojo de los inversionistas. Su baja exposición al ciclo económico en el contexto de un período de desaceleración sumado a que podría ser uno de los rubros que lideraría el crecimiento de las utilidades durante 2015 son las características que aumentan su atractivo dentro de la renta variable, explica la ejecutiva de Security.

Desde Santander concuerdan con esas ventajas y además se muestran optimistas sobre la base del potencial de inversiones que se podrían desarrollar próximamente en el sector. Nicolás Schild, analista senior de renta variable de Santander GBM, agrega que ante la menor exposición al ciclo económico y las expectativas positivas en cuanto a una potencial recuperación en resultados esperan que en los próximos años comience una nueva fase de inversión en el sector, impulsado por nuevas licitaciones de suministro regulado y por la mejora en la posición financiera de empresas de baja cobertura, factores que los hacen mantener su visión positiva de las eléctricas en el mercado.

El escenario estará definido por las lluvias

Dejar definitivamente atrás épocas de sequía determinarán el destino de las ganancias de quienes tienen puestas las fichas en acciones de eléctricas.

Alfredo Parra, analista de estudios de EuroAmerica, está convencido de que pese a que el rendimiento de los papeles será superior al del IPSA en los próximos meses, es muy difícil que el retorno se iguale al del año pasado. “Si se asume un escenario normal (lluvia promedio en los últimos 40 años), no debiese tener una rentabilidad superior a la mitad del año pasado”. Parra agrega que si es que se da un escenario de lluvias muy bueno, el fenómeno podría cambiar.

“Respecto a la hidrología, a comienzos de abril se mantiene un déficit de 55% de la energía embalsada, levemente mejor que en los años anteriores. Hacia delante, los modelos climáticos indican un posible escenario de fenómeno de “El Niño”, aunque su efecto sobre las lluvias de Chile aún es incierto”, dice Constanza Pérez, de Security.

¿Qué acciones se inclinan como las favoritas?

En términos de los papeles que lideran el sector eléctrico en la bolsa, la tendencia no ha sido muy distinta de la de 2014. Colbún y ECL son las acciones que han registrado mayores rentabilidades del rubro en los primeros meses del año (ver infografía). Si bien Colbún parece ser la favorita, Alfredo Parra de EuroAmerica, asegura que si se tienen lluvias normales o sobre la media, debiese ser de las más rentables del sector eléctrico. Sin embargo, advierte que “en caso de que se tenga un cuarto año de sequía fuerte, debiese ser Aes Gener”.

En tanto, la mejora en los resultados de Endesa y Enersis podría traducirse en que se mantenga su atractivo.