(Pulso) Año 2004. Chile venía saliendo de la crisis asiática y las empresas locales, de forma tibia, comenzaban a concretar sus planes de expansión en el exterior.

Aunque el retail llevaba años en países como Perú o Argentina, las empresas de ese sector comenzaron entonces a vivir una expansión que se tradujo en un explosivo incremento de sus ventas. Otros sectores, como la energía, vivían otras realidades: aún no surgía la escalada de precios que sucedió a la crisis del gas argentino y los commodities recién comenzaban a incrementar los precios, aunque lejos de los niveles observados a fines de la década pasada.

Todos esos procesos explican, en gran medida, el incremento en el número de empresas chilenas con ventas “billionarias”, es decir, que superaron el umbral de ventas de US$1.000 millones de dólares o US$1 billón en inglés.

Si hace una década el número de compañías que superaba ese límite era de apenas 21 -liderado por grandes conglomerados como Copec, Codelco o Enersis- el último año la cifra se empinó a las 54, lo que corresponde a un incremento del 157% en el período. Esto, medido en dólares de cada año.

En el listado, elaborado por PULSO, se excluyó a los holdings que consolidan operaciones de otras compañías que ya están en la lista y que ésta constituye su principal fuente de ingresos. Esto explica, por ejemplo, que no esté AntarChile -cuyos ingresos son explicados principalmente por Empresas Copec- y sí Enersis y Quiñenco, que tienen otras fuentes de ingresos.

Es el caso de Inversiones CMPC y Empresas CMPC, que si bien ambas superan el umbral de los US$1.000 millones, son prácticamente las mismas ventas. Mismo caso para Ripley Corp. y Ripley Chile, Inversiones Carozzi y Carozzi, entre otros casos similares. Para elaborar este listado se consideró únicamente a empresas que informan sus resultados a la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS).

[El 17% de centrales en construcción pertenece a grandes generadores]

Detalle de los resultados

Aunque los grandes conglomerados se repiten, la parte alta de la tabla ha cambiado. Pese a que sus ventas se han más que duplicado, pasando de US$8.204 millones en 2004 a US$17.326 el año pasado, el líder indiscutido ya no es Codelco sino Empresas Copec, que ha crecido por dos caminos: el aumento de la producción de Arauco y el crecimiento del área combustibles: en 2004 entró en operaciones la planta de celulosa Valdivia y en 2006 Nueva Aldea. En 2010, adquirió Terpel en Colombia y Abastible entró al negocio de distribución de gas licuado en ese país. Un año antes, Arauco, junto con Stora Enso compraron los activos de Ence en Uruguay, constituyéndose la empresa Montes del Plata con una millonaria inversión de por medio, y en 2013 la forestal adquirió Flakeboard Company Limited, incorporando siete plantas de paneles en EEUU.

Todo esto disparó las ventas del conglomerado desde los US$5.715 millones de 2004 a US$23.398 millones el año pasado.

Otro crecimiento explosivo es el de Cencosud. La compañía ligada al empresario chileno-alemán Horst Paulmann pasó de vender US$2.475 millones en 2004 a US$17.325 una década después. ¿A qué se debe este aumento? Principalmente a crecimiento inorgánico en el exterior.

Sólo en 2007, el retailer adquirió Infante, Economax, Foster y Eurofashion en Chile, GBarbosa en Brasil, Wong en Perú y armó un joint-venture con Casino Guichard-Perrachon para el ingreso de Easy en Colombia. En 2011 compró Johnsons en Chile, en 2012 Prezunic en Brasil y Carrefour en Colombia.

De esta manera, mientras Chile representaba el 67,7% de los ingresos de explotación del retailer y Argentina el 32,4%, el año pasado Chile fue el 37%, Argentina el 24%, Brasil el 20%, Perú el 9% y Colombia el 10%.

Otro caso de expansión regional es el de Latam, que en 2004 sólo operaba bajo la marca Lan en Colombia, Perú y Chile. En 2014, principalmente gracias a la integración con Tam, materializada en 2012 y al arribo a Colombia y Argentina, pasó de ventas en dólares por US$2.093 millones a US$11.869 una década después.

Falabella (pasó de US$2.883 millones en 2004 a US$11.338 millones en 2014), Enersis (de US$4.860 millones a US$11.031 millones) y ENAP (de US$4.725 millones en 2004 a US$9.654 millones en 2014), también vieron crecer sus ventas de manera explosiva.

Visión del mercado

Leonor Skewes, subgerente de Estudios en BICE Inversiones Corredores de Bolsa, plantea que el tipo de cambio también es un factor, pues por ejemplo las mineras que venden sus productos en dólares ven aumentados sus ingresos en pesos cuando el billete verde sube. Esto, por ejemplo, permite a las firmas reducir también sus costos en dólares, pues por ejemplo los sueldos los paga en pesos chilenos, generando también un ahorro en sus balances anuales.

Otro factor es la internacionalización. “Esto tiene que ver principalmente con adquisiciones fuera de Chile, procesos de adquisición en Perú, Colombia y otros países y también por el crecimiento orgánico en esos países. El consumo interno también es un aspecto relevante. En ese sector, este año debiera verse una tendencia a la baja por la entrada en vigencia de los nuevos impuestos de alcoholes y al azúcar en las bebidas”, agrega Skewes.

Pamela Auszenker, de BCI, añade que claramente en diez años el crecimiento del país ha sido significativo, acompañado en particular de un alza importante en el consumo, que permite que las ventas de las compañías también crezcan. “Yo creo que la razón más importante tiene que ver con el proceso de internacionalización de las compañías chilenas, aprovechando la estabilidad del país”. complementa.