(Diario Financiero) El reacomodo en la participación societaria de algunos accionistas relevantes de Gasco, filial de grupo CGE, tras la salida de la familia Marín a fines de la semana pasada estaría dando la oportunidad a que otro de los accionistas de la distribuidora de GLP, el grupo Alemería, pudiera desprenderse de su participación.

El viernes, el grupo Marín, encabezado por el ex presidente del centenario grupo, Jorge Marín Correa, vendió en bolsa el 4,88% de las acciones de Gasco, cerrando su salida de la gasista, a cinco meses que la catalana Gas Natural Fenosa (GNF) tomó control de la Compañía General de Electricidad (CGE).

La operación permitió a la familia Pérez Cruz, otro de los propietarios históricos de la compañía, incrementar su participación en la firma, subiendo del 13,4% de la propiedad al 18,3%.

Fuentes señalan que ahora el grupo podría estar interesado en adquirir la participación de la familia Hornauer, para así consolidar su posición como el segundo accionista relevante tras GNF, que a través de CGE tiene el 56,6% de Gasco.

Asimismo, el porcentaje en manos del grupo viñamarino no les permitiría tener una posición relevante en las decisiones, dicen fuentes, lo que podría abrir la puerta para que se desprendieran de su participación.

Según la memoria de Gasco, a diciembre de 2014 los Hornauer tenían el 3,55% de la propiedad de Gasco, con un valor estimado de US$ 49,79 millones a precio de cierre de los papeles ayer.

Fuentes de CGE señalan que, tras la toma de control por parte de la firma hispana, los accionistas relevantes quedaron en «libertad de acción», no existiendo pactos, acuerdos ni opciones preferenciales sobre sus participaciones, que los obliguen a vender su porcentaje a un grupo determinado.

Asimismo, señalan que, tal como lo manifestó el CEO de GNF, Rafael Villaseca, la europea no tiene previsto incrementar su participación en Gasco ni en otras sociedades relacionadas, como Metrogas, en al menos un año desde la toma de control.

Consultados directivos de ambas familias (Pérez Cruz y Hornauer) por este medio, ninguno realizó comentarios.

Reforzar posición

La estrategia de los Pérez Cruz, que hoy están representados en el directorio de Gasco por Matías Pérez Cruz y Andrés Pérez Cruz, sería mantener o incrementar su posición en la mesa directiva, donde hoy dominan los ejecutivos ligados a Gas Natural Fenosa.

La familia Pérez Cruz ha sido accionistas históricos de Gasco, y fue justamente su interés en mantenerse en la firma lo que gatilló en el pasado diferencias con sus ex socios en CGE, las familias Marín y Hornauer.

Con anterioridad a la OPA lanzada en octubre por GNF, hace unos seis o siete años la catalana habría manifestado su interés por adquirir Gasco, dado su foco en el negocio de distribución de gas en la región, lo que habría sido rechazado por los Pérez Cruz.

La operación en bolsa

En pasado viernes, un grupo de sociedades de la familia Marín vendió a través de Nevasa el 4,88% de Gasco (8.198.737 acciones) a $ 4.900 cada una, recaudando unos US$ 64,7 millones. La operación fue realizada a través del mecanismo de oferta directa (OD), esto es, que dentro de la misma corredora estaba el comprador y el vendedor. Según informó la Bolsa de Comercio de Santiago, en otro grupo de operaciones estos y otros papeles, equivalentes al 4,99% de Gasco, fueron adquiridos por las sociedades Inversiones El Maqui SA, Inmobiliaria Liguai SA e Inmobiliaria Lomas de Quelen SA (ligadas a Pérez Cruz), a $ 5.700 cada título.