(Pulso) “Hoy debemos poner al servicio público la vara más alta”. Ese fue el tono de las declaraciones de la Presidenta Michelle Bachelet ayer en el salón Montt Varas de La Moneda, al firmar un instructivo sobre las “Buenas Prácticas en Materia de Declaración de Intereses y de Patrimonio”.

La iniciativa forma parte de una serie de medidas que ya había anunciado la propia jefa de Estado en el marco del mejoramiento de la transparencia tras los casos Penta y Caval. Y es una de las acciones con carácter urgente autoimpuesto el Ejecutivo.

[Gobierno contacta figuras para integrar comité asesor por relación público-privada]

“No podemos contentarnos con los estándares de lo estrictamente legal”, añadió la mandataria al anunciar el instructivo que permitirá, según Bachelet, declaraciones “íntegras, completas y veraces”.

La nueva declaración de patrimonio e intereses será para aquellos que perciban un ingreso bruto igual o superior al tercer nivel jerárquico en cada ministerio, servicio o gobierno regional. Además, deberá ampliarse a todas a las actividades profesionales y económicas del declarante. Estas deberán entregarse antes del 30 de abril de 2015 y desde 2016 deberán actualizarse permanentemente.

Sin embargo, el texto no dice nada en relación a familiares. Fue uno de los puntos recalcado por dirigentes de la oposición quienes estuvieron presentes en Palacio, y quienes hicieron alusión al Caso Caval, donde Natalia Compagnon, nuera de Bachelet, está siendo investigada por la compraventa de  terrenos en Machalí.

“De nada sirve que todo el país sepa qué declara la autoridad y nada sepa sobre los bienes o los intereses que tiene su cónyuge, los casos recientes han demostrado que es muy importante que los cónyuges de las autoridades tengan su declaración de patrimonio y de intereses públicos”, dijo el diputado RN, Nicolás Monckeberg.

Además, Bachelet anunció el envío de una reforma constitucional para establecer de por vida la obligatoriedad a los ex Presidentes a entregar y actualizar su declaración de patrimonio e intereses. “Seré la primera en dar cuenta al país a partir de este nuevo estándar”, puntualizó.

Durante el acto de ayer llamó la atención la ausencia de timoneles de colectividades oficialistas, y sólo Osvaldo Andrade estuvo presente.

Para los próximos días, en tanto, se espera que La Moneda materialice más medidas rápidas como: establecer sanciones e incluso la pérdida del cargo para autoridades elegidas que hayan cometido prácticas ilegales; normas en materia del buen uso de bienes y recursos fiscales; y definiciones precisas y rigurosas sobre inhabilidades en funciones del sector privado regulado y en el servicio público.