(Diario Financiero) Sólo un día duró el paro de trabajadores del Puerto de Valparaíso, que es operado en gran parte por Terminal Pacífico Sur (TPS), ligado a la familia Von Appen. Esto luego de los movilizados depusieran la acción, tras la intervención del gobierno que propuso la creación de una mesa de trabajo.

Durante la jornada varias fueron las gestiones realizadas para terminar con el paro. Una de ellas la protagonizó el propio Wolf Von Appen, quien a la salida de su intervención en Icare abordó al ministro del Interior, Rodrigo Peñailillo, solicitando su intervención para solucionar el problema que mantenía a sus trabajadores movilizados. El ministro acogió su llamado y respondió que el gobierno trabajaría para terminar con la huelga.

Tras su acercamiento, el empresario habló con Diario Financiero y explicó las razones que llevaron a la movilización: «la empresa portuaria estatal le está quitando trabajos a las personas que hacen su labor dentro del puerto y quiere llevar esto para una zona de afuera, en la zona de expansión de apoyo logístico (ZEAL)».

Von Appen añadió que «los trabajadores piden que no les quiten la pega, que la han hecho por mucho tiempo y que se mantenga en el puerto. Este trabajo es hecho por trabajadores eventuales y fijos, es una mezcla».

Además, al ser consultado acerca de las acciones a seguir para revertir la huelga, respondió «pregúntele al ministro de Economía (Luis Felipe Céspedes), que está viajando a Valparaíso. Espero que haya tomado cartas en el asunto», puntualizó.

Aunque los trabajadores confirmaron que el emisario del gobierno no llegó, un par de horas más tarde, el paro llegó a su fin tras la intervención de Cristina Orellana, directora ejecutiva del Sistema de Empresas Públicas (SEP).

Ella propuso una mesa tripartita, la que estará integrada por el propio Sistema de Empresas Públicas (SEP), los trabajadores y los representantes de los terminales portuarios.

Sin embargo, los trabajadores señalaron que permanecerán en alerta hasta que los problemas de fondo no se solucionen.

Las razones de las movilizaciones

Los trabajadores buscan evitar el traslado de las inspecciones fitosanitarias a la ZEAL, toda vez que aseguran esto generará pérdida de competitividad y reducción de puestos de trabajo.

Los reclamos no apuntan a las operadoras portuarias, si no a la Empresa Portuaria de Valparaíso (EPV).

En EPV, en tanto, señalaron en un comunicado que los reclamos de los portuarios responden a «una campaña del terror» y que las labores de aforo nunca fueron ni han sido realizadas por trabajadores eventuales.

La estatal portuaria fue más allá y dijo que los destrozos causados a sus dependencias, de parte de los movilizados, «no hacen otra cosa que sembrar dudas y alejar la posibilidad de acoger futuras inversiones en nuestro puerto».