(La Tercera) Las expectativas para el Indice de Precios al Consumidor (IPC) de marzo se dispararon. Según las última encuesta del Banco Central, los analistas esperan una variación de 0,7%.

De concretarse dicha expectativa, la variable acumularía un aumento de 1,1% en el año y de 4,3% en 12 meses, sobre el techo del rango de tolerancia del ente emisor (2% a 4%).

Para el economista Fernando Soto, de BBVA, el elza en el IPC de marzo se explicaría por ítems estacionales como educación, vestuario y alimentos.

[IPC sube 0,4% en febrero por alzas de la luz y expertos prevén nuevos aumentos de tarifas]

En la misma línea, Francisco Klapp, economista de Libertad y Desarrollo, advirtió que aún cuando se eliminaran los componentes volátiles de la canasta como alimentos frescos, variables educacionales y otros elementos que contaminan, la cifra seguiría siendo alta.

Para el economista Patricio Rojas, de Rojas & Asoc. dada la expectativa de la inflación de marzo, el impacto que han tenido las reliquidaciones y la evolución esperable para la economía chilena, es correcto pensar en un cierre de año en torno a 3,2%, mayor al 2,8% previsto por el Banco Central en su último Informe de Política Monetaria (Ipom).

En todo este mix, aún resta ver el impacto que podría tener un precio del dólar más alto, como está ocurriendo en las economía vecinas (ver nota 26).

En este escenario de mayor inflación, las expectativas para la tasa de política monetaria apuntan a una mantención por este mes y durante todo este ejercicio.

[Costo de la Mano de Obra aumenta 0,4% en enero]

De hecho, el sondeo revela que recién en julio de 2016 habría un alza de 25 puntos base.

Rojas detalla que el ente rector mantendría la TPM por largo tiempo, pues “la economía chilena todavía no muestra señal de cambio en todo lo que es demanda interna (consumo, inversión)”.

Crecimiento 2015

La última encuesta de expectativas económicas también mostró un nuevo aumento en la proyección de crecimiento para 2015, siendo la segunda corrección consecutiva al alza.

En esta oportunidad, los expertos situaron su expectativa en 2,8%, tras los Imacec de diciembre y enero, que fueron mayores a lo previsto por el mercado.

Para el ministro de Hacienda, Alberto Arenas, se está dejando atrás el pesimismo y se está transitando hacia una etapa de cauto optimismo.

En ese sentido, llamó a “seguir trabajando y a velar por este pequeño optimismo que tenemos; velar por las expectativas y consolidarlas, porque el objetivo es que en 2015 el crecimiento económico traiga bienestar para todos los chilenos y sea mayor que en 2014”.

Para 2017 las expectativas se situaron en 3,5% y en 4% para 2017.