(Diario Financiero) Engelbert dijo que la firma con base en Nueva York invertirá «con valentía» y acelerará la contratación para aumentar la fuerza de trabajo a cerca de 74.000 personas a fines de mayo de 2016. La firma impulsará el gasto en tecnología para ayudar a los clientes a gestionar los cambios regulatorios y remodelar sus negocios, sostuvo.

«Estamos haciendo grandes inversiones en tecnología e innovación», dijo a Bloomberg Engelbert. «Es una prioridad clave porque así es como vamos a satisfacer las demandas de nuestros clientes en el futuro».

Deloitte es una firma miembro de Deloitte Touche Tohmatsu. Las otras grandes firmas contables son PricewaterhouseCoopers, KPMG y Ernst & Young.

«Cathy tiene un sólido historial de asesorar a algunos de los principales clientes de la firma, y de trabajar con los reguladores para avanzar en nuestra práctica de auditoría líder en la industria», dijo el presidente de Deloitte, Punit Renjen, en el comunicado.

[Revisa otras designaciones]

Ataques cibernéticos
Engelbert señaló asimismo que la empresa invertirá en una tecnología sofisticada para evaluar riesgos tales como las violaciones de datos. Anthem, la segunda mayor aseguradora de salud de Estados Unidos por valor de mercado, anunció la semana pasada que la información privada de decenas de millones de personas había sido expuesta tras un ataque cibernético.

«La economía digital nos está afectando de gran manera», afirmó Engelbert.

Agregó que la revisión de la Ley Dodd-Frank de 2010 de regulación financiera estadounidense presenta obstáculos para los clientes de Deloitte.

Deloitte se ha enfrentado a sus propios problemas de reglamentación. Su brazo financiero-asesor fue multado con US$ 10 millones por un organismo de control de Nueva York en 2013 y suspendido de la prestación de servicios de consultoría a las instituciones financieras reguladas por el Estado durante un año. El Departamento de Servicios Financieros del Estado concluyó que Deloitte había violado la ley bancaria por revelar «información de supervisión» a Standard Chartered sobre otros clientes. Standard Chartered estaba siendo investigado por un caso de lavado de dinero.

Estándar de excelencia

«Nuestro objetivo es establecer el estándar de excelencia cuando se trata de cumplimiento», aseguró Engelbert. «Hemos trabajado con el regulador de Nueva York y todos los negocios están en marcha».

Engelbert ha trabajado para Deloitte desde 1986, cuando se graduó de la Universidad de Lehigh en Bethlehem, Pennsylvania, con un título en contabilidad.