(Economía y Negocios) Durante enero de 2015 las importaciones llegaron a US$ 4.920 millones, lo que representó un descenso de 19,1%, la mayor caída desde octubre de 2009, según los datos publicados ayer por el Banco Central.

Para el economista de BICE Inversiones, Sebastián Senzacqua, la caída responde principalmente a dos factores: la demanda interna no ha logrado recuperarse y, por otro lado, hubo una importante caída en el precio del petróleo, que es una de las principales importaciones chilenas.

En enero, las importaciones de combustibles sumaron US$ 453 millones, la mitad de lo registrado en el mismo mes de 2013. En detalle, las compras de petróleo bajaron 57,4% en doce meses y las de diésel, un 45,7%.

[Bancos de Latinoamérica reducirían utilidades por baja del petróleo]

A nivel internacional, el precio de petróleo WTI promedió US$ 94,8 el barril en enero 2014, versus los US$ 47,33 del mismo mes de 2015.

Las estadísticas del Banco Central también mostraron una caída (18,7%) en las importaciones de bienes de capital, retomando el desempeño negativo que marcó todo el 2014 y que fue interrumpido con un alza solo en diciembre. Esta última se debió principalmente, según el economista del BBVA, Fernando Soto, al incremento puntual de algunos bienes de capital relacionados con el transporte.

Suben los envíos

Por su parte, las exportaciones alcanzaron los US$ 6.296 millones en enero, con lo que crecieron 13,9% en doce meses. El incremento -que se suma al alza de 16% de diciembre- estuvo incidido, principalmente, por los envíos de la minería que aumentaron 24% y los agropecuarios, con 20%.

Las exportaciones fueron positivas debido a los embarques de cobre, que crecieron 30%, a pesar de la caída que mostró su precio en igual horizonte de tiempo: «El cobre ha caído desde enero del año pasado cerca de un 20% y las exportaciones mineras en enero presentaron un incremento relevante», destacó Senzacqua.

[Balanza comercial registra superávit de US$1.376 millones en enero]

Hacia delante, los analistas estiman que el desempeño de las exportaciones se mantendrá mejor en que 2014, impulsado por un mayor tipo de cambio y demanda externa. Mientras, para las importaciones esperan que repunten a mediados de 2015, por la recuperación de la demanda interna.

En las importaciones, la tendencia aún no ha cambiado respecto de 2014, en que hubo una desaceleración importante, sobre todo en bienes de capital, por la desaceleración importante de la inversión, afirma Senzacqua.

Asimismo, pronostica un crecimiento de 3,1% de las exportaciones, porque «creemos que la economía global va a seguir creciendo y también el tipo de cambio podría mantenerse en los niveles actuales».

Para el economista del banco Santander, Álvaro González, las exportaciones crecerían 4% en el año, mientras que las importaciones lo harán un 3,7%, si el consumo y la inversión se recuperan.

Respecto del consumo, el economista del banco Penta, Matías Madrid, señaló que sus proyecciones siguen deprimidas, «básicamente por una caída de la tasa de crecimiento del empleo».

Para las importaciones de bienes de capital, Madrid anticipa que debería seguir una senda positiva hacia delante: «Esperamos una recuperación de la inversión en maquinarias y equipos desde el segundo trimestre de 2015, para así estar con crecimientos positivos como los de diciembre, pero de forma permanente».