“Si evitamos el uso de la leña en Chile, no tenemos gas para calefaccionar a la población. Si no se usa leña, se pasará frío en invierno porque no hay disponibilidad de gas para reemplazarla masivamente”. Con estas palabras, Rony Pantoja, experto de la Unidad de Dendroenergía de la Oficina Central de Conaf, describió el panorama de los combustibles que actualmente se utilizan en el país en la época de invierno.

[Cinco buenas señales en el sector forestal para este 2015]

Según se consigna en el portal de Conaf, el especialista, principal expositor del taller de Dendroenergía que se realizó en Talca, reveló de este modo la estrategia que pretende implementar la entidad y que apunta a fomentar la producción sostenible y el uso eficiente de biomasa forestal como una energía renovable no convencional (ERNC), estandarizada y sustentable, para aportar a la seguridad e independencia energética de Chile.

“La industria del gas lo sabe. No hay gas para calefaccionar las sesenta mil casas que por ejemplo hay en Talca. Tendríamos que importar, este año, casi tres veces más de lo que se importa actualmente”, detalló Pantoja.

Si bien reconoció que cuando se debate sobre el uso de la biomasa como combustible se consideran principalmente aspectos de salud y contaminación, Pantoja apuntó a las ventajas que para Chile representa el uso del recurso forestal, que actualmente representa aproximadamente el 28% de la matriz energética primaria nacional, siendo superada solo por los combustibles fósiles.

“Esto no es una locura de Chile, sino que responde a una tendencia internacional. La idea es evitar la dependencia de combustibles externos. No somos productores de gas ni de petróleo, en cambio el cien por ciento de esto es inversión chilena, no hay grupos extranjeros. Es un aspecto que se pretende mantener”, explicó.

Pantoja aclaró que no es Conaf la institución llamada a certificar que la leña utilizada se encuentre seca. “No podemos asumir toda la cadena, no tenemos potestad para eso. Hay que institucionalizar este tema.  No recomiendo que las instituciones del Estado certifiquemos. No tenemos gestión de post venta y no es nuestro rol”, aclaró.

En esa línea detalló que es el Consejo de Certificación de Leña (Cocel), el llamado a cumplir con ese papel. “Se firmó un convenio con el Cocel y fue anunciado en 2014 por nuestro director (Aarón Cavieres). El acuerdo está planteado como una línea de trabajo permanente para compatibilizar nuestras actividades, con lo que hace este sistema que se dedica a la apertura de mercados, control y monitoreo”, agregó.

Para el cumplimiento del objetivo de esta estrategia, Conaf se plantea tres grandes etapas: Dinamización, Maduración y Consolidación.

La primera, a implementarse entre 2015-2020, busca la instalación de las estructuras necesarias y la puesta en marcha, la segunda, pensada para el 2020 – 2025, dice relación con el reforzamiento de conductas positivas y la tercera, estipulada para el 2025 – 2030, apunta a la sostenibilidad de estas iniciativas.