(Diario Financiero) Ocho estados y el distrito federal de Brasil sufrieron ayer apagones luego de que el Operador Nacional de Sistema Eléctrico (ONS) les solicitara a algunas de las proveedoras de electricidad que realizaran recortes en el suministro.

Los estados golpeados fueron Sao Paulo, Río de Janeiro, Minas Gerais, Río Grande do Sul, Paraná, Santa Catarina, Espírito Santo y Goiás. Las empresas aseguraron al medio local Valor que el operador les pidió aplicar cortes de energía para «aliviar la carga» sobre el sistema. Según distribuidoras locales, la energía ya fue restablecida en Sao Paulo, Río de Janeiro, Santa Catarina y Goiás.

La falla se produjo por el alto nivel de consumo por aire acondicionado debido al intenso calor que vive el país en medio de la peor sequía en ocho décadas. La demanda ha sobrecargado el sistema, que debió ser desconectado para evitar el riesgo de un apagón de mayores proporciones y con más dificultades para el reinicio.

El ONS declinó hacer comentarios al respecto, mientras que el ministerio de Minas y Energía afirmó que está al tanto de la situación y que el ministro Eduardo Braga está en contacto directo con el ONS en busca de un diagnóstico. Las autoridades locales han negado en diversas oportunidades que sea necesario racionar la energía, a pesar de que la temporada ha afectado las reservas de las plantas hidroeléctricas y ha obligado a usar centrales termoeléctricas más costosas.

Existe la posibilidad de que otros estados sufran interrupciones en el suministro eléctrico, reportó Valor.

«Reparaciones programadas»

En su informe técnico publicado el viernes con los objetivos y directrices para el funcionamiento del sistema eléctrico durante de esta semana, el ONS destacó que existía un riesgo de «pérdida de carga» durante la ejecución de las operaciones en la red.

Estas «contingencias», clasificadas como «simples», tienen efecto local y no afectarían el Sistema Interconectado Nacional en su conjunto. Es decir, no causarían un apagón generalizado.

Sin embargo, estas «contingencias» sólo serían liberadas «en períodos más favorables, es decir, en los horarios en los que la ocurrencia de una eventual contingencia resulta en la menor cantidad de pérdida de carga», enfatizó el documento.

Las llamadas «intervenciones» son, según el ONS, reparaciones programadas en la red de agentes de distribución, generación o transmisión. El procedimiento consiste en realizar servicios en la red sólo para garantizar la seguridad de los equipos y el cumplimiento de las metas.