(Pulso) Salvo la quinta unidad de la central Guacolda, que aportará 152 MW al Sistema Interconectado Central a contar de este año, no hay nuevas centrales a carbón en el horizonte para el SIC. Esto, a pesar de que en materia ambiental se dictaron normas para minimizar las emisiones, que se supone viabilizarían nuevas unidades de este tipo.

Pero esa sequía de proyectos a carbón podría terminar en los próximos meses, pues Colbún está bastante avanzado en lo relativo a la materialización de la segunda unidad de su complejo termoeléctrico Santa María, ubicado en Coronel, y que cuenta con una potencia de diseño de 342 MW.

[Colbún suma a ex ejecutivo de Codelco]

Según reconoció la compañía oficialmente, actualmente se está analizando en detalle con constructoras los alcances del contrato EPC o llave en mano, que es la modalidad en que suelen encargarse estas unidades a terceros.

Esto, según explicaron desde Colbún de manera oficial, para preparar la vista por parte del directorio de la aprobación de la unidad, algo que se espera para este año.

A ello se suma, además, el trabajo comunitario que ha hecho la eléctrica ligada al grupo Matte, que tiene por objetivo lograr la aceptación de la comunidad del proyecto de ampliación de la central Santa María.

[Colbún retrasa reactivación de trámite ambiental de hidroeléctrica San Pedro]

La unidad ya cuenta con todos sus permisos ambientales, que datan de 2006 cuando Colbún consiguió la aprobación del Complejo Termoeléctrico Coronel, que consideraba una potencia instalada total de 700 MW en dos unidades de 350 MW cada una. Sólo la primera central se materializó, entrando en operaciones en 2012. Esta unidad, de acuerdo con lo informado por Colbún, genera el equivalente al 36% del consumo de la Región del Biobío.

No obstante, el escenario para Colbún es complejo, por cuanto todavía no se destraba 100% la situación de la central Bocamina II, de Endesa, que se ubica en la misma localidad de la Región del Biobío y que se ha visto impedida de operar por temas judiciales. En el caso de la central de Endesa, la empresa está a la espera de que la Superintendencia de Medio Ambiente valide las mejoras planteadas por la corte.