(El Mercurio) La energía es un tema fundamental para la minería, dado que este es un sector intensivo en el uso de este insumo. Y su alto costo es el ítem que más le resta competitividad a la industria, en comparación con el resto de los países mineros.

Chile registra un costo unitario de electricidad de US$ 143 por MWh, muy por sobre el promedio mundial de US$ 86 por MWh.

Más preocupante es que, además, nuestro país duplica el costo de su principal competidor en la región, Perú, que alcanza los US$ 74 por MWh, según datos compartidos por la ministra de Minería, Aurora Williams.

El Gobierno ha avanzado en materia energética, principalmente en el ingreso de nuevas fuentes y competidores. Pero aún falta mucho.

En el documento “Minería, una plataforma de futuro para Chile”, realizado por la Comisión de Minería y Desarrollo liderada, entre otros, por el ex Presidente Ricardo Lagos y promovida por el Consejo Nacional de Innovación y Competitividad, una de las metas es reducir en un 20% los consumos de energía a 2025, para hacer de esta industria una más competitiva a nivel mundial.

El precio de la energía significa alrededor del 20% de los costos de las empresas mineras. Desde 2003 a 2008, la industria minera en Chile exhibió, en promedio, costos totales 10,7% más bajos que el resto de los países mineros, pero la situación cambió y desde 2009 en adelante son un 11,1% más altos que los de esos mismos países.

Los factores que han disparado los costos de la industria minera son muchos, pero predomina el alto costo de la energía y el agua, la importante brecha entre productividad laboral y remuneraciones, y la caída en la ley del mineral.

Mientras más se acentúe este último factor, es probable que la energía siga figurando entre los ítems de mayor costo para el sector.

Competir con Perú se complica hasta 2020

Perú, después de Chile, es el principal productor de cobre en América Latina. Y los precios de la electricidad en nuestro país duplican a los de Perú.

Según un estudio realizado por Vittorio Corbo y Agustín Hurtado, ambos del Centro de Estudios Públicos (CEP), lo más preocupante en cuanto a los costos de la energía eléctrica en Chile respecto de sus competidores, es que las proyecciones disponibles para 2020 muestran que las tarifas de electricidad destinada a proyectos mineros continuarán siendo casi el doble que en Perú, y también serán un 60% mayores que en Estados Unidos, otro de los principales productores del metal rojo.

“Este mayor costo proyectado no solo afectará los costos de producción de forma directa, sino que también lo hará en forma indirecta, pues frente a la escasez de agua dulce, la minería chilena se ha visto obligada a desalinizar el agua de mar, proceso que es muy intensivo en electricidad”, advierte el estudio.

Mayores costos afectan decisiones de inversión

El análisis de los expertos del CEP agrega que la relevancia de este problema radica en que las decisiones de inversión en generación eléctrica afectarán a la economía en las próximas dos décadas, y la concreción y maduración de estos proyectos toman mucho tiempo.

“Como toma tiempo desarrollar los proyectos, se enfrentan riesgos de mercado significativos, se requieren altos niveles de inversión y los períodos de recuperación del capital son generalmente largos”, señalan.