(El Mercurio) Un año negativo. Así definen en la Cámara Chilena de la Construcción (CChC) el desempeño de 2014 para el sector en medio de la discusión de la reforma tributaria, la desaceleración de la economía y el débil comportamiento de la inversión privada, especialmente en minería y energía.

Para 2015 la mirada tampoco es alentadora reconocen el presidente de la CChC, Jorge Mas, y los titulares de los principales comités de una de las entidades gremiales más relevantes del país. Incluso, advierten que si en próximo ejercicio se materializan los planes estatales considerados en el Presupuesto de la nación, el rubro de la construcción solo se expandiría 0,6%.

«Este año vamos a decrecer 0,7%, es un año negativo, siendo la primera baja desde 2009. Esto se vio afectado por la menor inversión privada, que es el 70% de nuestra actividad, especialmente por los sectores mineros y de energía, que corresponden a cerca de la mitad de ese 70%. Los proyectos se han ido terminando y tampoco se han repuesto por motivos como la burocracias y temas medioambientales», comentó Jorge Mas.

El presidente de la CChC afirmó que «los números son negativos y el año se puede calificar de esa manera. El sector construcción está sufriendo una desaceleración importante y hay que tomar las medidas para reactivarla».

En la CChC tienen claridad de que existe un esfuerzo del Estado por reactivar la economía con planes importantes en materia de concesiones de obras públicas, inversiones en minería con Codelco y el programa del Ministerio de Vivienda y Urbanismo que prevé impulsar junto al sector privado cerca de 30 mil nuevas viviendas. Iniciativas que generarían efectos en diversos segmentos del sector.

Ante ello, Jorge Mas precisó: «con todo eso llevado a números -considerando todas las variables, pero exceptuando el programa del Ministerio de Vivienda, que salió hace unos días-, nuestro crecimiento para el próximo año sería de 0,6%. Subimos un poco respecto de la caída de 2014». Explicó que esa leve variación se debe a que del total de la inversión sectorial, solo 30% corresponde al ámbito público. «Como la actividad privada sigue desacelerada lo que se está ponderando para el crecimiento es solo ese 30%», acotó.

Igualmente, el presidente de la CChC sostuvo que el aumento de 0,6% «podría bajar si el presupuesto no se ejecuta por problemas de burocracia que tienen que enfrentar los diferentes ministerios».

Impacto de la reforma laboral

La discusión de la reforma laboral es otro factor que traería nubosidad al desempeño de la construcción durante el 2015, indicó Mas.

«La reforma es desconocida. Si es más mala de lo que se ha oído, será negativo. La incertidumbre no es buena para ningún tipo de inversión y lo correcto sería decir que ‘esta es la reforma’ y se acaba la incertidumbre», comentó.

El representante gremial explicó que «este es un sector que tiene características particulares, pues la mayor parte de las empresas son pymes que trabajan para otras compañías grandes y en proyectos cortos en diferentes zonas del país. Es un rubro temporal y territorialmente variable». Agregó que «dependiendo de cómo venga la reforma, nos puede golpear de manera importante». Especificó que «nuestra gran preocupación es la rigidización, pues somos un gremio que requerimos flexibilidad laboral y todo apunta a que (la reforma) iría al revés».

Señaló que la reforma laboral debería ser una iniciativa «pro empleo, que dé trabajo a la juventud y a las mujeres, que existan más posibilidades para todos y no solo para los que tienen hoy trabajo». Afirmó que estas preocupaciones las están canalizando a través de la Confederación de la Producción y del Comercio (CPC) y también en forma directa con diversas autoridades. «Hay que esperar a ver qué es lo que sale», indicó.

12% sería la tasa de desempleo  que podría registrarse en el sector de la construcción durante 2015. Esto considerando un universo de trabajadores de cerca de 650 mil personas.

85% de la venta actual de viviendas  corresponde a transacciones «en verde», es decir, unidades que aún no están construidas.

US$ 250 millones es el monto en materia de controversias  que mantienen actualmente privados con el Ministerio de Salud, relacionados a 12 hospitales. La CChC quiere avanzar en medidas que ayuden a evitar problemas en la relación con el Estado.

«Este es un sector que tiene características particulares, pues la mayor parte de las empresas son pymes que trabajan para otras firmas grandes y en proyectos cortos en diferentes zonas del país. Es un rubro temporal y territorialmente variable. Dependiendo de cómo venga la reforma laboral, nos puede golpear de forma importante. Nuestra gran preocupación es la rigidización, somos un gremio que requerimos flexibilidad laboral y todo apunta a que iría al revés».