(La Tercera) Los desarrollos esperados en proyectos de generación y el consumo de energía que se prevé de aquí al 2029 requerirán de la entrada de obras por US$ 189 millones para expandir el sistema de transmisión troncal en el Sistema Interconectado Central, que abarca desde Taltal a Chiloé.

Así lo reveló el Centro de Despacho Económico de Carga del Sistema Interconectado Central (CDEC-SIC) -organismo encargado de coordinar la operación de las instalaciones del sistema eléctrico- en su Plan de Expansión de 2014.

“Se analizó el comportamiento esperado del sistema de transmisión troncal hasta el 2029, con distintos escenarios de generación y demanda, considerando, dentro del conjunto de proyectos posibles, las obras incorporadas en el Informe Técnico de la Comisión Nacional de Energía, los proyectos presentados por las empresas promotoras y los proyectos que la Dirección de Peajes ha determinado necesarios para cubrir los requerimientos del sistema”, dijo el director técnico ejecutivo del CDEC-SIC, Andrés Salgado.

Fuentes cercanas al CDEC-SIC señalaron que el reforzamiento del sistema tiene como fin enfrentar las restricciones de transmisión de energía desde el sur a la zona central.

De acuerdo al escrito elaborado por el organismo -que en su informe anterior contabilizó la inversión necesaria en US$ 140 millones- en materia de transmisión se requerirán principalmente ampliaciones, con las que gran parte de las obras que se prevé que necesitará el sistema de aquí al 2018, ya están recomendadas.

Las fuentes indicaron que muchas de las obras adicionales que se consideran tienen por objetivo adecuar las instalaciones a las nuevas exigencias de la norma técnica, publicada a mediados de este año. Asimismo, indentificaron que la más importante tiene que ver con una nueva línea de transmisión entre las subestaciones Ciruelos y Cautín, ubicadas en las cercanías de Valdivia y Temuco, respectivamente. La iniciativa considera una inversión de US$ 100,5 millones.

Generación y demanda

El estudio consideró el análisis de escenarios de generación y demanda alternativos, elaborados en base a la información recibida por la Dirección de Peajes.

En cuanto a la oferta, se adicionaron las centrales Blanco y Cuervo, “de acuerdo a la información recibida por la empresa propietaria”.
Dichas centrales están incorporadas en el proyecto Río Cuervo, desarrollado por Energía Austral. La iniciativa se ubica en el entorno del lago Yulton, a 45 kilómetros al noroeste de Puerto Aysén y considera una capacidad de generación total de aproximadamente 640 MW. Según el informe, deberían entrar en servicio en 2023.

Desde el lado de la demanda, se ve la entrada de los proyectos mineros Caserones, Cerro Negro Norte y Pascua Lama.

Sin embargo, en el último caso las obras de construcción de la iniciativa de unos US$ 8.500 millones, están paralizadas y a la espera de una resolución de la Corte Suprema.