(La Tercera) Una dura carta envió la Asociación de Distribuidores de Gas Natural A.G. (AGN) al ministro de Energía, Máximo Pacheco, en la que acusa falta de “buena fe” en el camino que han tomado los cambios regulatorios que el gobierno prepara para el sector, en medio de la implementación de la Agenda de Energía.

“La evolución reciente de este proceso no se condice con el principio de la buena fe ni con la manera en que históricamente se han llevado a cabo los procesos regulatorios en el país”, dice la carta que firma Víctor Turpaud, presidente de la AGN.

La molestia de la AGN surge luego que La Tercera diera a conocer el martes pasado las conclusiones preliminares de un estudio que el gobierno encargó al consorcio chileno-argentino compuesto por las consultoras, Valgesta-Mercados Energéticos.

Según la publicación, y de acuerdo con fuentes que accedieron a dichas conclusiones preliminares, al menos Metrogas, distribuidor de gas natural en la Región Metropolitana (RM), habría excedido del nivel de rentabilidad, cercano a 5 puntos porcentuales en 2013. En vista de ello, las cuentas de gas que la firma cobra a sus 548 mil clientes en la RM deberían ser entre 20% y 25% más bajas. GasValpo, en tanto, estaría en el límite.

Turpaud, quien también es gerente general de Metrogas, una de las empresas que integra el gremio, dice en la carta que “consideramos lamentable que en base a resultados preliminares de un estudio, que solo aporta parámetros parciales e insuficientes para la determinación de la rentabilidad de nuestra actividad, y sin mediar una contrastación de dichos antecedentes con los de otros estudios, realizados por consultores tan serios y probados como los de la autoridad, no solo juicios taxativos sobre los niveles de tarifas y rentabilidades, sino que además se ponga en duda la seriedad y transparencia con que conducimos nuestra actividad”.

Precisamente, para blindarse de la arremetida del gobierno, la AGN contactó en las últimas semanas a una serie de asesores para realizar estudios para comprarlos con los resultados que arrojen los que contrató el Ejecutivo. Entre los asesores, destacan la ex secretaria ejecutiva de la Comisión Nacional de Energía (CNE), Viviane Blanlot; y el director de la consultora Systep y también asesor del gobierno en la Agenda de Energía, Hugh Rudnick.

“Se aparta de la tradición”

En su misiva, la AGN dice también que el rumbo que han tomado los cambios regulatorios impulsados por el actual gobierno, se apartan “diametralmente de lo que ha sido la tradición chilena en materia regulatoria en los últimos 25 años”.

Según explica el gremio, “en los numerosos procesos tarifarios que han tenido lugar en este período, relativos a diversos sectores, las autoridades han buscado el continuo perfeccionamiento de la regulación en su diseño y forma de ejecución, y han cautelado que quienes conducen los procesos no adelanten juicios”.

En la carta, que fue entregada a Pacheco el mismo día en que la CNE le mostró a la industria del gas parte del proyecto de ley que busca regular al sector, tanto en rentabilidad, fijación tarifaria y concentración (ver nota relacionada), la AGN asegura la reacción de la autoridad a las publicaciones de prensa, amplificó los efectos en la opinión pública sobre el sector, “perjudicando a una industria ha realizado una contribución importantísima al país, al alero de una regulación que siendo perfectible, ha sido exitosa en permitir la introducción de nuevas formas de energía limpia y de calidad”.

Fuentes del Ejecutivo admitieron que la carta de la AGN fue recibida con extrañeza al interior del ministerio de Energía. En tanto, el ministro Pacheco se encontraba ayer en una actividad en la I Región.

«No es un monopolio»

El director ejecutivo de la AGN, Carlos Cortés, salió ayer a aclarar que el sector del gas no es un “monopolio natural”, y que por lo tanto, la nueva regulación que genere el gobierno así debería seguir tratándolo.

“El gas natural compite con distintos sustitutos, por de pronto, con el gas licuado, parafina, electricidad a nivel domiciliario”, dijo Cortés, tras ser consultado si existe competencia en el sector.

En esa línea, agregó que “por lo mismo la regulación lo trata, y lo va a seguir tratando, de una manera distinta a los monopolios naturales, porque este no es un monopolio natural”.

Cortés asistió ayer a una presentación de la CNE sobre los cambios que incluye el proyecto de ley que regulará el sector, y que introduce una serie de nuevas normativas que afectarán la concentración y su rentabilidad. “Lo vamos a revisar y daremos una opinión más acabada cuando lo analicemos”, dijo sobre los cambios.