(La Tercera) La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (Ocde) revisó a la baja sus proyecciones de crecimiento para las principales economías desarrolladas e instó al Banco Central Europeo a ofrecer un estímulo más agresivo para alejar el riesgo de deflación en la estancada economía de la zona euro.

En la actualización de sus proyecciones, la Ocde recortó a 0,3% su previsión de crecimiento para Brasil este año, 1,5 puntos menos que en mayo, y para el próximo proyectó 1,4%. Las cifras coinciden con las de la encuesta de operadores del Banco Central de Brasil, que redujo por decimosexta semana consecutiva la previsión de expansión para este año a 0,33%, del 0,48% de hace una semana.

La Ocde también pronosticó que el crecimiento en la eurozona será de 0,8% este año y subirá apenas a 1,1% en 2015. En mayo, anticipaba una expansión de 1,2% en 2014 y de 1,7% en 2015.

A juicio de la institución, “el crecimiento sigue siendo débil en la zona del euro, que corre el riesgo de un estancamiento prolongado si no se toman nuevas medidas para impulsar la demanda” y se requieren “otras medidas, entre ellas, el relajamiento cuantitativo”.

Aunque la revisión fue menos drástica, la Ocde también revisó a la baja sus perspectivas para la economía de Estados Unidos. Ahora estima que crecerá 2,1% este año antes de acelerarse a 3,1% en 2015, por debajo del 2,6% y 3,5%, respectivamente, previstos en mayo.

Fuera de los países miembro de la Ocde, el grupo anticipa un crecimiento para China de 7,4% este año, y 7,3% en 2015, ambos cálculos sin cambios respecto de sus estimaciones en mayo. India, en tanto, crecerá 5,7% este año y 5,9% el próximo.

La Ocde cree que a nivel mundial habrá una pequeña recuperación y una expansión moderada y desigual. En la segunda mitad de este año y en 2015 se registrará un crecimiento económico un poco más fuerte, gracias al continuo apoyo político, condiciones financieras favorables, la confianza en el crecimiento y el aumento del empleo.

Además de los riesgos procedentes de la eurozona, la Ocde ve otros peligros para el crecimiento, entre los que señala los numerosos focos de conflicto, como Ucrania y Medio Oriente. Asimismo, esta marcó la primera advertencia de un organismo internacional de las consecuencias para la economía mundial de un voto “Sí” en el plebiscito por la independencia en Escocia.