(El Mercurio) Ayer se dio uno de los primeros pasos que permitirán al Gobierno concretar una de las principales metas propuestas en la Agenda de Energía: aumentar la competitividad en el sector eléctrico.

La Comisión Nacional de Energía (CNE), liderada por el abogado Andrés Romero, aprobó las bases para las licitaciones de nuevos bloques de suministro eléctrico de 15 años de duración, proceso que realiza junto con las empresas distribuidoras. El diseño de las bases de este proceso representa un «giro estratégico» en la forma de llevaros adelante, aseguran en la CNE. Una de sus principales novedades es que permitirá a las Energías Renovables No Convencionales (ERNC), y principalmente a las fuentes eólicas y solares, competir de igual a igual con el resto de las energías.

Tras un intenso estudio del mercado de generación, la CNE pretende licitar el suministro del año 2016 (1.000 GWh), 2017 (1.000 GWh), 2018 (seis mil GWh) y 2019 (cinco mil GWh). Las nuevas condiciones, señala la entidad, fueron pensadas para abrir el mercado, incorporar a todas las tecnologías, habilitar grandes y pequeños proyectos de generación, dar certezas y permitir que las condiciones de demanda se planteen de modo tal que facilite una oferta diversificada, competitiva y segura.

Facilitar el ingreso

Los bloques de 2016 y 2017 se dividirán en componentes horarios; es decir, habrá un bloque de las 00:00 hasta las 8:00 horas y de las 23:00 a las 00:00 horas; otro de 8:00 a 18:00 horas; y el último de 18:00 a 23:00 horas. Con esto se fomentará la competencia de las ERNC -debido a que estas fuentes son intermitentes en su generación- con las fuentes convencionales en las licitaciones. Además, en las bases se incorpora una cláusula de aplazamiento para los ofertantes (generadores) cuyos proyectos se vean demorados por razones imposibles de prever, aunque deberán pagar una multa. Esto tiene como objetivo incorporar nuevos actores y fomentar el desarrollo de proyectos de empresas que ya están en el país, bajando los riesgos asociados a condiciones externas que hoy se traducen en barreras para presentar ofertas. Los bloques más grandes están enfocados en atraer energías más convencionales.

El llamado, explican en la CNE, está diseñado para presentar ofertas en el corto plazo, con proyectos que están en desarrollo y que para su concreción necesitan contratar su energía. Esto está en línea con el fomento a las inversiones en generación que pretende llevar a cabo el Ministerio de Energía.

La CNE trabaja para realizar en el mes de marzo de 2015 un nuevo llamado de ofertas para proyectos que empiecen a inyectar energía en 2021, para que así los nuevos actores tengan un plazo suficiente para sumar sus propuestas.