La empresa Tripp Lite anunció la disponibilidad de UPS para aplicaciones médicas y hospitalarias, los cuales forman parte de una oferta diseñada por la compañía exclusivamente para la protección energética en áreas críticas de atención a pacientes y espacios que requieren seguridad hospitalaria para resguardar al personal y a los visitantes.

Sam Atassi, vicepresidente de ventas de Tripp Lite para América Latina, explicó que en hospitales o instalaciones médicas, los dispositivos electrónicos son  indispensables para proveer a los pacientes de servicios de calidad y atención adecuada. “Además de ser esenciales, estos equipos también son vulnerables a las fallas eléctricas pero con la diferencia de otros, los dispositivos y recintos médicos necesariamente deben seguir operando porque de ellos depende mantener con vida a  las personas”, enfatizó el ejecutivo.

Atassi señaló que se trate de la recepción, sala de atención médica, servicio de radiología o centro de datos de una  clínica u hospital, todas serán instalaciones esenciales y críticas para la continuidad de los servicios. “Una sobretensión o apagón puede causar daños a los equipos o la perdida de datos importantes, e inclusive interrumpir el servicio total o parcial dentro una instalación que en el área de salud sería lamentable”, agregó.

El ejecutivo también explicó que es común que los pacientes entren en contacto con equipos electrónicos para ser diagnosticados y esta proximidad representa potencialmente un riesgo, señalando que “pueden haber fugas de corriente desde componentes activos hacia las carcasas y partes accesorias que recubren los equipos con el consecuente choque eléctrico si no hay una conexión apropiada a tierra o la conexión a tierra es muy débil o es inexistente”.

Los UPS de Tripp Lite de “grado médico”, como habitualmente se les conoce en la industria, están diseñados para soportar y proteger equipos de computación médico, no médico y otros dispositivos clínicos que requieran reducción de fugas de corriente, protección contra sobretensiones, regulación de voltaje, filtrado de ruido en líneas y respaldo por batería (de hasta 2.500 VA dependiendo del modelo) durante una interrupción del servicio eléctrico, tanto áreas inmediatas de atención a pacientes o próximas en instalaciones hospitalarias.

Los UPS de Tripp Lite además de ser resistentes a cargas electrostáticas, sirven como transformadores de aislamiento porque incorporan blindaje Faraday, el que permite el aislamiento total de la línea y rechaza el ruido (en modo o condición “común”), al tiempo que mantiene una supresión completa de sobretensiones de CA en el resto de los modos. Estas propiedades hacen que los UPS de grado médico sean ideales para funcionar con escáneres médicos, aplicaciones de telemedicina y otros equipamientos para laboratorios clínicos.

Todos los UPS de grado hospital de Tripp Lite cumplen con el estándar de seguridad 60601-1 de la CE/IEC (International Electrotechnical Commission).