(Diario Financiero) Un nuevo retraso, esta vez de quince meses, sufrirá la puesta en operación de una línea eléctrica clave para descongestionar el transporte de energía en la zona centro-sur del Sistema Interconectado Central (SIC), y traer energía más barata hacia el principal centro de consumo de esta red, que es la Región Metropolitana.

En julio, el Ministerio de Energía acogió una petición de la española Elecnor para posponer hasta septiembre del próximo año la puesta en marcha de este tendido que unirá las subestaciones Ancoa, cerca de Linares, y Alto Jahuel, al sur de Santiago.

Esta autorización contrasta con el mensaje que la Presidenta Bachelet entregó a fines de junio en la Cena de la Energía, cuando mencionó a esta iniciativa entre aquellas que impulsarían, con el objeto de adelantar en un año su entrada en servicio.

Esta es la segunda vez que la firma europea solicita ampliar el plazo de entrega del proyecto, que contempla la construcción de una línea con capacidad para transmitir unos 1.200 MW de energía.

La construcción de esta línea es clave para superar el déficit en este segmento, a raíz de los “cuellos de botella” existentes en distintos puntos de esta carretera eléctrica, y que impiden que la energía eficiente producida en las regiones del Maule y Biobío, donde están las grandes centrales hidroeléctricas y carboneras, llegue a la zona central manteniendo los precios altos.

Un largo trayecto

Elecnor se adjudicó a fines de 2009 la licitación para instalar este tendido. Sorprendió al mercado con una oferta un 21% más baja que su competidor más cercano. Las bases del concurso consideraban un plazo de 36 meses desde la emisión del respectivo decreto, en marzo de 2010, para iniciar la operación, por lo que la línea debía entrar en operación en julio de 2013. El año pasado la compañía pidió una primera prórroga, en vista del retraso en la construcción del proyecto y el incremento en sus costos.

Desde el Ministerio de Energía dijeron que acogieron esta solicitud basados en lo estipulado en las bases de la licitación. “Con esta prórroga, solicitada por Elecnor haciendo uso de su derecho consignado en las bases de licitación, esta línea debería entrar en operación a más tardar en septiembre de 2015”, explicaron en la cartera y añadieron que los plazos actuales de ejecución estarían en línea con obras de similar envergadura.

“En atención a las características y envergadura de la obra nueva troncal Ancoa-Alto Jahuel, se consideró que un plazo adecuado para su entrada en operación es de aproximadamente de 66 meses. Este período fue recogido en los últimos planes de expansión troncal anuales para obras nuevas de similares características”, aseguraron.

Prioridades de Bachelet en transmisión

Adelantar obras en un año

La mandataria dijo en junio que la intención es que ocho proyectos de transmisión que están en desarrollo adelanten su entrada en servicio al 1 de enero de 2017, para lo cual, aseguró, trabajarían con las empresas.

Obras al norte del SIC

En este caso las obras indicadas por la mandataria son ampliaciones del sistema en tendidos entre los tramos Polpaico – Pan de Azúcar; Pan de Azúcar – Maitencillo; Maitencillo – Cardones; y Cardones – Diego de Almagro, los tres primeros fueron adjudicados a la colombiana ISA, la que ha enfrentado oposición de las comunidades por el trazado del tendido, que cruza 20 comunas.

Iniciativas destacadas hacia el sur

Hacia el sur, en tanto, la mandataria mencionó el tendido que une los nudos de Ancoa y Alto Jahuel, así como el tramo de ampliación que sigue hacia el sur, entre Charrúa y Ancoa, el que también está a cargo de Elecnor. Las líneas de transmisión que van desde Rapel a Alto Melipilla, y desde éste punto a la subestación Lo Aguirre, en Santiago, figuran en el listado de prioridad anunciado.