(La Tercera) En la recta final de la reforma tributaria, uno de los articuladores del acuerdo que el oficialismo y la oposición firmaron a comienzos de julio se encuentra expectante a la “letra chica”.

“Vamos a ver cómo queda finalmente la redacción de las indicaciones correspondientes”, dijo ayer el economista Juan Andrés Fontaine, quien, junto a su hermano Bernardo, representó a Renovación Nacional en el inicio de las conversaciones con el gobierno. “Creo que el hecho de que el gobierno se haya allanado a negociar con todos los sectores políticos un acuerdo transversal, para rectificar el proyecto de reforma tributaria original, es una señal muy positiva (…) creo que el protocolo recogió muchas de las críticas que estaba generando el proyecto. En consecuencia, moderó muchos de sus aspectos más negativos para las inversiones y creación de empleos”, dijo Fontaine, a la salida del Foro Anual de la Industria.

En cuanto a los nuevos controles a la reinversión de utilidades, el ex ministro de Economía calificó como “positivas” las medidas destinadas a mejorar la fiscalización del Servicio de Impuestos Internos (SII). Eso sí, recalcó que los controles se deben ejercer posterior a las operaciones de reinversión en el exterior, “siempre que esa información sea utilizada con la reserva del caso por parte del Servicio”.