(Diario Financiero) La situación del gas en Magallanes seguiría complicando financieramente a la Empresa Nacional del Petróleo (Enap), al menos durante este año.

Así lo estiman representantes de los trabajadores de la compañía, quienes señalaron que este año la firma enfrentaría un déficit de al menos US$ 20 millones, producto de la diferencia entre el precio que la estatal paga por el hidrocarburo y el valor al cual se lo entrega a usuarios locales, como Gasco Magallanes, que destina parte de esos volúmenes a cubrir la demanda del sector industrial.

Según Alejandro Avendaño, presidente del sindicato de Enap Magallanes, hoy la compañía compra el energético a un valor de US$ 8,8 por millón de BTU (Unidad Térmica Británica) y lo vende a US$ 5,7 por millón de BTU, para cumplir los contratos de abastecimiento vigentes con la distribuidora controlada por el grupo CGE.

Desde su vigencia, el gobierno ha entregado US$ 120 millones a la estatal como subsidio para cubrir sus costos de producción y la entrega de gas a terceros. Con anterioridad a la ley aprobada en 2011, Enap debía asumir estos desembolsos con recursos propios, lo que incidió en el agravamiento de su situación financiera. En 2013, el subsidio alcanzó a US$ 64 millones.

“El subsidio se mantuvo en 
US$ 64 millones y se ha comprado mucho más gas que el año pasado, lo que agota el fondo, que se divide en dos partes, una para que Enap compense costos de producción y la otra para comprar gas a terceros si le falta”, dice Avendaño.

El dirigente indica que la producción de Enap en Magallanes alcanza a 1,8 millón de metros cúbicos al día (MMm3/d) -de los cuales, 500 mil m3/d son utilizados para procesos propios-, mientras que el consumo es de 1,5 MMm3/d. Esto ha obligado a la firma a comprar en el mercado en promedio 350 M3/día de gas natural para cubrir sus compromisos.

“El gas que se está comprando hoy es para industriales, no para la ciudadanía. Si Enap dejara de proveerlo no tendría necesidad de comprar gas ni ocuparía subsidio”, dice Avendaño.

El dirigente señala que ya han advertido de la situación al gobierno, y que en la reunión que tuvieron hace unas semanas con el ministro de Energía, Máximo Pacheco, solicitaron que en 2015 el subsidio se eleve al menos hasta US$ 100 millones.

“Enap debiera hacer más esfuerzo en tener gas propio que en comprar a terceros. En 2015 debiéramos estar con producción propia abasteciendo la región y eso solucionaría el problema, por lo menos en cuanto al subsidio para la compra de gas”, dijo el presidente del sindicato.

Inversiones por US$ 150 millones

A comienzos de año, Enap anunció que realizaría inversiones por US$ 150 millones en Magallanes. ¿La finalidad? Fortalecer sus operacio-nes en la zona en el segmento de explotación y refinación del petróleo. Las inversiones se enmarcan en un plan más ambicioso, que demandaría recursos por unos US$ 500 millones, y que busca desarrollar las reservas de gas y petróleo con las que cuenta la estatal durante los próximo cinco años, dijo la compañía en octubre del año pasado. Los recursos se dedicarán principalmente a la campaña de perforaciones para estimar potencial de las reservas y productivo que tienen los pozos. A los des- cubrimientos en el Bloque Arenal, se suman otras cuatro áreas donde la firma estaría interesada en implementar la tecnología de fracturamiento, requiriendo la perforación de al menos 60 pozos adicionales. De ser exitosa la campaña, la estatal estaría en condiciones de vender más gas al mercado.