El desarrollo continuo de los mecanismos de participación social, el perfeccionamiento de la normativa sobre la materia y la construcción permanente de confianzas con las comunidades indígenas y las zonas rurales fueron algunos de los ejes abordados en el panel sobre participación ciudadana y las políticas de desarrollo social, realizado en Expo Apemec 2014.

Javier Zulueta, encargado de la Unidad de Participación y Diálogo del Ministerio de Energía, sostuvo que se deben mejorar las reglas del juego, a través de la participación contemplada en la Agenda Energética en puntos como la asociatividad local, donde las empresas consideren a las comunidades en lo referido al desarrollo económico y social.

Por su parte, Cristian Lineros, evaluador del Servicio Ambiental de Temuco, señaló que los titulares de proyectos con impacto social en ciertos territorios deben mostrar coherencia entre lo que se dice y hace, mientras que la ciudadanía debe estar más informada sobre las iniciativas para evitar prejuicios.

Mientras que Maia Seeger, directora ejecutiva de Sustentarse, señaló que las debilidades de la participación ciudadana son la ausencia de instancias de mediación, lo que lleva a las comunidades a la judicialización.

Por ello, planteo que las empresas deben hacer estudios de líneas base, reconocer los derechos de las comunidades y tener una participación vinculante. También dijo que se deben fomentar mecanismos de diálogos formales y continuos, además de buscar una confluencia de intereses y oportunidades para la creación de valor compartido.

De manera complementaria, Bruno Baranda, ex ministro de Desarrollo Social, indicó que una de las claves para el éxito a de una política de desarrollo y gestión social es la creación de empleo y aumentar la inversión en las zonas rurales, donde las pequeñas centrales hidráulicas pueden contribuir.

Finalmente, Ben Morton, del Ministerio de Relaciones Indígenas y Reconciliación de British Columbia de Canadá, sostuvo que la consulta a las comunidades es vital para construir confianza.

La autoridad indicó que la demanda de energías renovables pasa por construir confianzas con las comunidades indígenas, como lo han hecho en Canadá, donde se establecen políticas de cuidado a las personas en cumplimiento de acuerdos, la realización de estudios previos y “escuchar con la mente abierta a lo que la comunidad está diciendo”.

Además, sostuvo que se debe evitar negociar con grupos reducidos y ser transparente con los miembros de las comunidades.