(La Tercera) El ministro de Hacienda, Alberto Arenas, anunció que el Gobierno ingresó este miércoles al Congreso un proyecto de ley que crea un nuevo mecanismo para estabilizar los precios del combustibles.

La iniciativa, que comenzará a ser analizada por la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados esta tarde, busca que los precios no aumenten o disminuyan más de $5 semanales con un tope mensual de $20 por litro, explicó Arenas.

“El gobierno ha ingresado hoy día en la mañana al Congreso Nacional, especialmente a la Cámara de Diputados, el Mecanismo de Estabilización de los Precios de los Combustibles (Mepco), en función de haber hecho un diagnóstico que habíamos comprometido respecto de si el sistema que teníamos hoy día vigente protegía o no protegía ante la fluctuación de los precios de los combustibles a los consumidores”, dijo Arenas tras reunirse con el presidente de la Cámara de Diputados, Pablo Lorenzini.

El ministro precisó que la evaluación del gobiernO es que el mecanismo actual, el Sistema de Protección al Contribuyente ante variaciones en los precios de los combustibles (Sipco), no protege adecuadamente a los consumidores.

En este sentido Arenas enfatizó que el nuevo mecanismo “entrega una protección efectiva a los consumidores donde, entre otras materias, los precios semanalmente van a estar ajustados para que no aumenten mas de $5 de aquí en adelante hasta que la ley esté aprobada por el Parlamento”.

El ministro agregó que los detalles de la inciativa serán dados a conocer esta tarde cuando se inicie su trámite legislativo.

Cabe recordar que las modificaciones introducidas en septiembre de 2012 por el anterior gobierno para optimizar el funcionamiento del Sipco expiran el próximo 30 de junio. En dicha oportunidad se redujo de 12,5% a 10% la banda de precios sobre la que el Sipco no opera disminuyendo el impuesto específico de la gasolina (de 6 UTM/m3), y se elevó de 40 a 52 semanas el lapso que se utiliza para el cálculo del precio promedio del petróleo WTI (utilizado como referencia para Chile). Todo con el objetivo de flexibilizar la herramienta y hacerla más sensible a variaciones de precios.

Con el envío del proyecto al Congreso el gobierno cumple con el objetivo establecido en la Agenda de Energía de “diseñar un sistema de estabilización de precios que reduzca de manera efectiva la volatilidad de los precios combustibles”.