(Estrategia) El Tribunal de Defensa de la Libre Competencia fijó para el próximo 2 de julio la audiencia pública relativa a la consulta que presentó la Fiscalía Nacional Económica, que busca reducir los costos de cambio que enfrentan actualmente los usuarios cada vez que quieren cambiar de proveedor en el negocio del Gas Licuado de Petróleo en estanques o bombonas.

En la ocasión, expondrán sus posiciones ante el TDLC los distintos actores del mercado del GLP, como Gasco, Abastible y Lipigas, y representantes del de los ministerios de Energía y de Minería, de la Superintendencia de Electricidad y Combustibles, del Sernac, además de la FNE.

Como solución, la FNE había pedido al TDLC proponer al Presidente de la República, a través del Ministerio de Energía, la dictación de preceptos necesarios para permitir el traspaso de propiedad de los estanques de GLP, entre las empresas distribuidoras de dicho producto y consagrar un mecanismo de salida de controversias, lo que disminuiría los precios de venta y los costos para los consumidores, además de elevar la calidad de servicio y la competencia.

Gasco propuso que se elaboren contratos tipo para los usuarios de GLP, a publicarse en las páginas web; establecer plazos máximos a los contratos de suministro de GLP a granel, no superiores a dos años, en línea con lo recomendado por la Comisión del Reino Unido; no incluir en esos contratos otras cargas o multas por término anticipado, y que se dicte un reglamento de servicios para el suministro de gas a granel.

Abastible, por su parte, indicó que cualquier cambio normativo debería llevarse a cabo a través de una ley, resguardando la seguridad no sólo de los consumidores, sino también de las empresas. A la vez que Lipigas pidió que de aplicarse una transformación de este tipo, se tomen en cuenta “las particularidades y complejidades de la industria”.