(La Tercera) Es el mayor proyecto hidroeléctrico en el país desde 2004 y, pese a que aún no entra en operación, la Central Angostura, en la Región del Biobío, se postula como un sitio de interés turístico nacional con la habilitación de dos playas públicas, un jardín botánico, un camping y la reciente apertura de un circuito de 400 metros del Sendero y Mirador Huequecura.

La idea ha sido bien evaluada. Las cifras de la marcha blanca revelan que entre el 13 de enero y el 16 de marzo fueron más de 13 mil los visitantes que llegaron hasta los balnearios, donde además navegaron 154 embarcaciones.

El balance también estableció 426 asistentes al centro de visitantes, un espacio interactivo destinado a las familias. Para la próxima temporada el proyecto incluye una zona de camping y visitas guiadas a la presa y caverna de máquinas.

Promoción

Hasta ahora, un 65% de los turistas proviene desde la misma región; sin embargo, los planes consideran una fuerte promoción nacional e internacional. Pamela Navarro, directora provincial de Sernatur, explica que el lugar ahora se suma a los típicos atractivos de la zona, como Alto Biobío, Antuco y Salto del Laja. “Es una oferta de buen nivel, que tiene calidad y sustentabilidad”, dijo.

José Miguel Trabucco, jefe Zonal de Asuntos Públicos Biobío Cordillera de Colbún, manifestó que “tenemos altas expectativas de que va a aumentar el flujo de visitantes, dentro y fuera de la región”. Advirtió que gran parte de las ideas surgieron en la mesa de turismo instaurada en 2011, iniciativa público-privada donde trabajaron diversos sectores, incluida la comunidad.

“Fue idea de ellos fomentar el uso de productos locales y por ello hay stands con artesanía local, souvenirs y productos alimenticios. Creemos que se va a generar un desarrollo económico importante”, señaló Trabucco.

Mano de obra local

El plan establece que el parque debe contar con al menos un 85% de mano de obra local. Leticia Aguilera, originaria de Quilaco, es una de ellas. A sus 46 años se convirtió en guía del circuito de senderos. Durante semanas recibió instrucción y hoy es la encargada de traspasar sus conocimientos.

“Es una gran oportunidad para las familias que trabajan y para quienes lo recorran”, señaló Aguilera.

Silvia Burgos, presidenta de la Junta de Vecinos de Lo Nieve, destaca que el trabajo conjunto con la empresa permitió “el mejoramiento de caminos, señaléticas, beneficios y proyectos para la comunidad, aunque aún falta más apoyo”.

En este sentido, los dos municipios involucrados concuerdan en que hasta ahora las compensaciones han sido satisfactorias. No obstante, el alcalde de Quilaco, Rolando Tirapegui, si bien expresó sus deseos de seguir fortaleciendo el proyecto, recalcó que el siguiente paso debiera ser el involucramiento del gobierno mediante la subvención de las tarifas eléctricas. “Va a llegar un minuto donde la comunidad se va a unir y van a hacer algunas manifestaciones para que el gobierno tome conciencia de este problema”, afirmó.

El alcalde de Santa Bárbara, Daniel Salamanca, compartió esta visión. “Estamos pagando las tarifas eléctricas más caras del país, no hay planes de emergencia. Si hay utilidades debieran estar acorde a la realidad de la gente, hay mucha pobreza e indigencia”, apuntó.

Para la empresa este es un tema preocupante, ya que “como generadores estamos muy lejos del cliente final, no podemos influenciar los precios y los subsidios no debieran venir de una empresa, sino que del Estado”, señaló Trabucco.