(AméricaEconomía) El presidente de la estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), Carlos Villegas, informó este martes que expondrá el «plan intensivo de exploración de hidrocarburos en Bolivia» en el foro y exposición Latinv E&P 2014, que se llevará a cabo del 26 al 28 de marzo en Lima, Perú.

La ubicación geográfica y su potencial geológico hidrocarburífero colocan a Bolivia en un escenario significativo en cuanto nivel de prospección.

«Hay una ronda importante de exploración en Lima, Perú, donde estoy yendo a presentar nuestro plan de exploración a este foro que congregará a las principales empresas a nivel mundial interesadas en explorar», anunció Villegas en la ciudad de La Paz antes de viajar a Lima.

El titular de la petrolera boliviana disertará mañana miércoles sobre el plan intensivo de exploración que busca reponer e incorporar nuevas reservas de gas y de petróleo que beneficien al mercado interno y atiendan los contratos de exportación de gas natural a los mercados de Brasil y Argentina.

El foro «América Latina y el Caribe, oportunidades de inversión en la exploración y producción de petróleo y gas», es organizado por la Asociación Regional de Empresas del Sector Petróleo, Gas y Biocombustibles en Latinoamérica y el Caribe (ARPEL) y Perupetro.

La primera jornada de este evento, a realizarse mañana, abordará la temática de ofertas de gobiernos referente a escenarios de negocios, rondas, prospectos, y condiciones de inversión.

En este evento participan entidades gubernamentales y empresas del sector como Perupetro de Perú, Pemex de México, la Agencia Nacional de Petróleo de Brasil, la Agencia Nacional de Hidrocarburos de Colombia y otras instituciones de Argentina, Uruguay, Chile, Ecuador, Surinam, Jamaica, Panamá, Nicaragua y Guyana.

El jueves 27 de marzo se hablará sobre los desafíos y propuesta de soluciones para un efectivo desarrollo de negocios en el upstream.

En la oportunidad se discutirá alternativas y propuestas para encarar los desafíos existentes en los negocios del «upstream» (exploración, desarrollo y producción de hidrocarburos).

El viernes 28 de marzo el foro dedicará su atención al país vecino con la temática «Perú upstream: contexto de negocios, oportunidades de inversión y desafíos de desarrollo».

La estatal petrolera de Bolivia encara un agresivo proceso de exploración para descubrir nuevos megacampos de gas natural para garantizar la exportación a Brasil y Argentina, el aprovisionamiento al mercado boliviano y a los grandes proyectos de industrialización a largo plazo con millonarias inversiones propias y de empresas transnacionales.

De acuerdo con el presidente de la estatal YPFB, las proyecciones bolivianas dan cuenta de que existe un importante potencial de reservas probadas.

Estudios realizados por técnicos de YPFB determinaron que las reservas probadas de gas alcanzan al menos a 11,2 Trillones de Pies Cúbicos (TFC), pero los estudios finales sobre la cuantificación de éstas, que realiza la firma canadiense GLJ Petroleum, se harán públicos en octubre de este año.

Este número espera ser incrementado hasta los 17 TFC con las nuevas exploraciones.

Bolivia, después de un proceso de privatización del sector, enfrenta cambios hacia la estatización que comenzaron en 2005, a partir de la promulgación de la Ley 3058, sustituyendo la Ley 1689, que establecía importantes incentivos para el capital privado extranjero y millonarias ganancias.

El 1 de mayo de 2006, el presidente Evo Morales nacionalizó los hidrocarburos, determinando la recuperación de la propiedad de los mismos para el Estado.

Ese mismo año, en octubre, se firmaron nuevos contratos con las compañías petroleras privadas, estableciendo hasta el 82% de regalías en favor del Estado boliviano frente al 18 por ciento determinado anteriormente por la Ley de Hidrocarburos 1689, promulgada durante el gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada.

Villegas informó que este año se tiene programado invertir US$3.029 millones en explotación, exploración, transporte, almacenaje y otros sectores estratégicos.

El sector de la explotación se lleva la mayor parte para generar excedentes en la producción de gas natural y ampliar las exportaciones a Brasil.