(El Mercurio) En medio de las fuertes críticas provenientes desde la Alianza por la eliminación de proyectos emblemáticos de la administración Piñera, el titular de Energía, Máximo Pacheco, encendió aún más el debate en la tarde de ayer, al anunciar el retiro de la iniciativa de gobierno corporativo de la Empresa Nacional del Petróleo (Enap).

Desde Punta Arenas, donde se encuentra realizando su primera visita a regiones, el ministro señaló que “hemos decidido retirar el proyecto de ley de gobierno de Enap, que fue presentado en la penúltima noche del gobierno anterior. Consideramos que es un proyecto no consultado ni con la empresa ni con los sindicatos de trabajadores”. La autoridad fue más allá y calificó la iniciativa como “absolutamente improvisada”.

Pacheco, quien además es presidente del directorio de la compañía, recalcó que su compromiso es presentar una nueva iniciativa, que le otorgue a la petrolera estatal “un gobierno corporativo modernizador y que la posicione como una empresa preparada para participar en el desarrollo energético del país de manera protagónica”. Sostuvo que espera que el nuevo proyecto sea enviado al Congreso durante este año.

El anuncio generó la inmediata reacción de las ex autoridades de gobierno. Para el ex ministro secretario general de la Presidencia Cristián Larroulet, el retiro del proyecto es parte de una estrategia mayor adoptada por las nuevas autoridades: “Confirma algo que nos preocupa, que es el constante retiro de proyectos de ley que son valorados por la ciudadanía, trabajados por mucho tiempo, con avances en su tramitación en el Parlamento, y sin ninguna razón estas iniciativas fueron retiradas, pese a ser beneficiosas para el país”.

Larroulet desmintió además que este proyecto haya sido presentado de manera inconsulta o a espaldas de los trabajadores de la empresa: “El ministro no se ha informado que este proyecto fue solicitado por los trabajadores de Enap, no se ha informado que este proyecto fue solicitado por la comisión de Energía y Minería del Senado, no se ha informado que el proyecto responde a compromisos con la OCDE”.

El ex ministro de Energía Rodrigo Álvarez, en tanto, no se pronunció puntualmente sobre el retiro de este proyecto, pero advirtió que es indispensable dotar de un gobierno corporativo a la empresa y que lo relevante es que la discusión al respecto se dé cuanto antes.

Esto, porque la situación de la compañía muestra un deterioro constante desde 2008: ese año se pasó de las ganancias a pérdidas históricas de US$ 958 millones, su patrimonio bajó a casi una cuarta parte de lo que había en 2007 y la deuda subió 50%.

En 2013 dio muestras de cierta recuperación, pero su fragilidad sigue siendo evidente. Alcanzó un Ebitda (generación de caja) de casi US$ 660 millones, pero con una deuda del orden de US$ 4.000 millones, lo que la tiene a solo un peldaño de convertirse en “bono basura”.

Revisión de la agenda
La medida se suma al debate por el retiro de proyectos del gobierno saliente. El viernes, la ministra de la Segpres, Ximena Rincón, descartó -tras reunirse con los jefes de bancada y senadores de la UDI y RN- que exista interés del Ejecutivo en retirar proyectos de la administración anterior.

“Para ser consistentes con el programa de gobierno, nosotros estamos revisando la agenda legislativa que quedó en el Parlamento. Por eso sorprende la información de prensa, que no sabemos de dónde sale, respecto a que habría 14 proyectos de ley que se han retirado por parte de la Segpres. Eso no es así”, agregó la ministra.

El integrante de la comisión de Hacienda del Senado Juan Antonio Coloma, en tanto, calificó el retiro de los proyectos ingresados durante la anterior administración como una política absurda: “Se optó por la obsesión de superioridad y creer que todo en el pasado hace mal. Este proyecto hace un esfuerzo por avanzar en una correcta institucionalidad de Enap, y también muchos otros; su retiro obedece a una especie de persecución respecto a todo lo que surgió del gobierno anterior”.

Reacciones locales
El anuncio de Pacheco coincidió con la asamblea nacional de la Federación de Sindicatos de Trabajadores del Petróleo que se realiza en Punta Arenas.

El presidente de esa Federación, Jorge Fierro, valoró la decisión del ministro. “El retiro anunciado es una buena señal para nosotros. Enap requiere un nuevo gobierno corporativo, pero este debe nacer de una discusión acerca del rol de la empresa, en la cual sus trabajadores seamos escuchados”, enfatizó.

La senadora por Magallanes, Carolina Goic (DC), también aplaudió el anuncio: “El proyecto del gobierno de Piñera fue más por cumplir y nosotros esperamos que un proyecto de estas características sea resultado de un proceso de construcción colectiva”.

La parlamentaria se declaró a favor de fortalecer el rol de la empresa, “más que centrarnos en la sola exploración y explotación de hidrocarburos. Pero eso debe ser materia de un debate y discusión abierta”, sostuvo.

“Vamos a iniciar la discusión de un nuevo proyecto en los próximos meses y esperamos poder presentarlo durante este año”.

“Es muy difícil imaginar cómo una empresa puede tener un diseño de gobierno corporativo si la gente que trabaja ahí no participa”.

“Es unánime la opinión de que ese proyecto, presentado la penúltima noche del gobierno anterior, fue completamente improvisado”.

Plan de reforma y modernización de la petrolera
“Que Enap funcione igual que Codelco”, fue la frase que más se les escuchó a las autoridades del gobierno anterior, que manifestó como uno de sus principales anhelos convertir a la petrolera nacional en un símil de la brasileña Petrobras.

La reforma de gobierno corporativo es el primer paso para avanzar en la eventual capitalización de la firma, a partir de la cual se podría, además, avanzar en nuevas inversiones.

Pese a que el ministro de Hacienda, Felipe Larraín, y cuatro de los titulares de Energía de la administración Piñera -Ricardo Raineri, Laurence Golborne, Rodrigo Álvarez y Jorge Bunster- reiteraron el compromiso de la autoridad con este tema y la importancia que para ellos tenía modernizar el funcionamiento de Enap, en la práctica, no se conocieron mayores detalles del proyecto de ley al respecto.

La iniciativa figura como ingresada para su primer trámite constitucional en el Senado con fecha 5 de marzo del presente año.

Desde la industria se estima que una reforma al gobierno corporativo de Enap es fundamental para optimizar recursos y mejorar la gestión, reformando la composición de su directorio para evitar conflictos de interés y el eventual uso político que se le pueda dar a la compañía. No obstante, los sindicatos de trabajadores de la empresa consideran que esto sería el primer paso a una eventual “privatización” de la misma.

La situación financiera de Enap tampoco es de las mejores tras la crisis de 2008, con una deuda que a la fecha es cercana a los US$ 4.000 millones (ver nota principal).

A la fecha, la petrolera es una de las empresas estatales que aún no operan bajo el Sistema de Empresas Públicas (SEP) y los nuevos estándares de gobiernos corporativos, una de las exigencias impuestas por la OCDE para el ingreso de Chile a este grupo de países.