(AméricaEconomía / Excélsior.com.mx) En la ronda cero, Petróleos Mexicanos (Pemex) debe mantener los trabajos de exploración en los que hasta el momento ha venido invirtiendo, principalmente en el área de Perdido, en aguas profundas del Golfo de México, pues de lo contrario se corre el “peligro” de convertirse en una empresa “frágil” que no podrá competir con los grandes corporativos internacionales.

Fluvio Ruiz, consejero independiente de Pemex, aseguró que dejarla fuera del desarrollo de los recursos no convencionales, donde se encuentra la mayor parte de las reservas del país, con el argumento de que no cuenta con las capacidades suficientes para hacerlo, diluirían paulatinamente su importancia y el volumen de crudo producido por la empresa del estado.

Cabe recordar que este 20 de marzo, se vence el plazo establecido en los artículos transitorios de la Reforma Energética, para que Pemex envíe a la Secretaría de Energía (Sener) una solicitud sobre los proyectos en materia de exploración y explotación que espera conservar en el largo plazo, por considerar que le son más rentables y que cuenta con la capacidad técnica, financiera y operativa para llevarlos a cabo.

Sin embargo, los conflictos políticos y el caso de corrupción de Oceanografía han suspendido las mesas de diálogo sobre la creación de las leyes secundarias, lo que pone en desventaja y riesgo a la paraestatal, ante los cambios que ya debe enfrentar.

Sin respaldo. El consejero aseguró que el solo decreto de la Reforma Energética aprobada no otorga los mecanismos necesarios que permitan a la paraestatal contar con un respaldo en caso de que la decisión final de la ronda cero, por parte de la Sener, afecte de manera importante sus proyectos de largo plazo.

El solo decreto “deja en una posición de fragilidad a Pemex porque si se presenta la solicitud a Sener, sin que haya ninguna legislación secundaria, no hay mecanismos en la ley que prevean qué sucede si la empresa se inconforma con las asignaciones.

“De momento no se tiene nada previsto, algo donde si Pemex pide 15 y le dan 8, pues pueda quejarse, ¿ante quién apela? En este momento tal y como esta no hay ni instrumentos ni instancias para que pueda manifestar una posible inconformidad”.

Como parte de los trabajos decisivos de la ronda cero, la Sener contará con la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH), ante lo cual Ruiz, cree preocupante, ya que no asignarían todos los proyectos de exploración que solicite la empresa.

“El impacto dependerá de qué será lo que se le niegue, yo he escuchado a miembros de la CNH, expresar públicamente que no se le va a dejar todo lo que pida y eso muestra una cierta actitud en cuanto a Pemex”, dijo.

Aseguró que llevar acabo la idea de que la paraestatal se centre sólo en lo que sabe hacer resultaría “muy peligroso para su futuro y para el del país”, pues esta debe mantenerse como el principal operador nacional.

Por ello, insistió en que también debe participar de manera activa en los proyectos de aguas profundas o shale gas, sonde además ha reducido el riesgo geológico gracias a la gran cantidad de recursos humanos y económicos que se han invertido en el desarrollo de campos como Trion o Maximino, entre otros.

Potencial. De lo contrario “en 35 años podríamos estar viendo la dilución paulatina de Pemex si ese criterio llegara a primar sobre los demás, Pemex debe estar también en aguas profundas, sobre todo en el área de Perdido donde ha demostrado una gran capacidad de trabajo en materia exploratoria y que tiene un éxito superior al promedio mundial, ahí debe tener las manos y seguir trabajando”.

Una vez que ya cuente con las asignaciones finales por parte de la Sener, también es necesario que se garantice que la empresa podrá celebrar contratos de alianza con las grandes transnacionales que más le convenga y que le permitan adquirir la experiencia necesaria para desarrollar muchos más proyectos de gran envergadura en el futuro.

No obstante, también hablo de un nuevo riesgo, el cual tiene que ver con que obliguen a la paraestatal a aliarse con quienes ellos le designen, pues esto es contrario a las mejores prácticas internacionales.

Brasil, buen ejemplo. Ruiz, hizo referencia al desarrollo de Petrobras, el cual luego de 20 años de abrirse a la iniciativa privada se mantiene como la empresa dominante al producir hasta 93% del crudo nacional.

Por lo que consideró que esta es la meta que debe ser visualizada en el futuro de Pemex, es decir, mantener con el ente dominante del sector petrolero, a fin de garantizar la seguridad energética del país.