Ubicada en la parte final del canal Laja y el estero Diuto, se ubica la Minicentral Hidroeléctrica Diuto I, la cual entró en operación en 2011 y cuya potencia asciende a 3,2 MW. Propiedad de la Asociación de Canalistas del Laja (ACL), la iniciativa ha mostrado la factibilidad de combinar las actividades de regadío y de generación eléctrica.

En declaraciones a este medio, el seremi de Energía de la macrozona Maule, Biobío y la Araucanía, Rodrigo Torres, destaca a la asociación, indicando que son un modelo a seguir, ya que este tipo de centrales son una gran oportunidad que pueden aprovechar los canalistas. En este caso, sostuvo, se asesoraron de forma adecuada y los logros están a la vista.

Asimismo, la autoridad indica que la central Diuto I es la única central de este tipo que funciona en la región, agregando que otras 25 han sido ingresadas a trámite, de las cuales 18 ya han sido aprobadas.

Este tipo de centrales, puntualiza el seremi, no tienen impacto en el medio ambiente, generan electricidad de forma continua, y permiten la mejor utilización de los canales de regadío, posibilitando además un uso eficiente del recurso hídrico.

Nuevas centrales
A la central Diuto I, se sumará el proyecto Diuto II, que con una inversión de US$17,2 millones, será ingresado al Servicio de Evaluación Ambiental (SEA). Patricio Guzmán, presidente de la ACL, explica que la nueva iniciativa energética “usará los mismos caudales que la primera central, los cuales son captados aproximadamente 400 metros aguas abajo de la evacuación de la primera central y conducidos por un canal paralelo al estero”, agregando que la iniciativa busca aprovechar las potencialidades de generación “y a través de ello allegar recursos para que la asociación pueda mejorar la infraestructura de riego que poseen, la que alcanza a más de mil kilómetros de canales y muchas obras de arte que ya tienen alrededor de 80 años”.

Junto a lo anterior, Guzmán comenta que actualmente están desarrollando cuatro proyectos de ingeniería para futuras centrales de pasada, las que esperan construir dentro de su propia red de riego, ya que no son excluyentes ambas actividades, y aunque todas ellas son de baja potencia, la generación es permanente.