(El Mercurio) La paralización que realizaron trabajadores portuarios durante más de tres semanas en enero, se traducirá en pérdidas por cerca de US$ 10 millones para las empresas concesionarias del puerto de San Antonio: Puerto Central, ligada al grupo Matte, y San Antonio Terminal Internacional, vinculada a los Luksic.

Lo anterior debido a la merma en carga movilizada en ese período y también por el pago de $1,5 millones que ambas firmas se comprometieron -el 25 de enero- a pagar a cada uno de sus trabajadores como medida para ayudar al término del conflicto. Ello, luego de un acuerdo que firmó el Gobierno con los portuarios que exigieron el pago retroactivo de colaciones desde 2005 a 2013.
En el caso de Puerto Central, el impacto en los resultados financieros del reciente paro portuario será de aproximadamente US$ 2,5 millones. San Antonio Terminal Internacional (STI) afirmó que el efecto será del orden de US$ 7 millones.

El aporte de $1,5 millones brutos es a cada trabajador que cumpliera con haber realizado un mínimo de 18 turnos de trabajo portuario en los últimos seis meses de 2013 y que no haya sido beneficiario de una pensión de gracia.

Puerto Central precisó, en un hecho esencial enviado a la Superintendencia de Valores y Seguros, que la demanda de los trabajadores por pago retroactivo de colación se remonta a 2005, fecha en la que el frente de atraque que hoy opera se encontraba bajo la administración de la estatal Empresa Portuaria San Antonio. La concesión del grupo Matte comenzó a regir en noviembre de 2011.

Además, Puerto Central recordó por contrato pagar US$ 15,4 millones en mitigaciones a trabajadores eventuales por el cambio de modelo de terminal, de público a concesionado.

23 días de paro enfrentaron los concesionarios del puerto de San Antonio en enero.