(Emol) El seremi de Medio Ambiente de la Región de Atacama, Pedro Lagos, defendió que las medidas que regulan el proyecto termoeléctrico Punta Alcalde (740 MW, Endesa Chile), más las medidas adicionales comprometidas por la propia compañía, servirán para mitigar la contaminación en la región, e incluso permitirán al valle de Huasco salir de la zona catalogada como ´de latencia´ por material particulado MP10.

“Con estas medidas, si uno hace una sumatoria, la calidad del aire debería aumentar en un 50%. Suena irónico decir que una termoeléctrica va a mejorar la calidad del aire, pero efectivamente en tres años eso será así. Incluso puedo predecir que se va a poder salir de la latencia de MP10 en el valle”, argumentó en una entrevista concedida al Diario de Atacama.

La Corte Suprema dio luz verde al proyecto Punta Alcalde después de rechazar tres recursos de protección interpuestos por las comunidades del valle del Huasco y asociaciones de algueras y pescadores artesanales.

Esta autorización se dio bajo la condición “esencial” de que Endesa instale un precipitador electroestático en la cercana planta de pellets de la Compañía Minera del Pacífico, con el objeto de lograr como efecto permanente la reducción de material particulado MP10 en la zona.

Exigió que este precipitador funcione con una eficiencia de abatimiento igual o superior al 90% en una ubicación distante de 2 km aproximadamente de la ciudad de Huasco.

Además, la aprobación se entregó bajo la condición de que Endesa cumpla de forma efectiva las medidas adoptadas durante la tramitación ambiental del proyecto, en concreto: retirar de operación la central Huasco, una vez iniciada la operación comercial de Punta Alcalde; la instalación de un filtro de mangas para mitigar la emisión de material particulado; erigir estructuras de cobertura cerradas tipo domo; disponer las cenizas en un vertedero con base impermeabilizada; y el compromiso de realizar una emisión máxima de MP10 de 27 mg/Nm3 en cada unidad generadora.

Lagos recordó que otras centrales termoeléctricas de la zona también se encuentran estudiando adoptar medidas similares para poder cumplir así con los niveles exigidos en la nueva norma de emisiones promulgada en 2011.

“La planta de Guacolda se encuentra evaluando la instalación de filtros para retener partículas y poder así cumplir con la nueva norma de emisiones”, indicó el seremi.

Finalmente, respecto del impacto que la operación de Punta Alcalde podría tener en la fauna marina, Lagos recalcó que “todas las autoridades técnicas se pronunciaron de acuerdo, y determinaron que se cumple con todas las normas y la descarga es bajo la termoclina, por lo que en el medio marino esto no tendría un impacto mayor sobre la fauna que existe”.