(La Tercera) Siete puertos de la Región del Biobío decidieron adherirse nuevamente a las paralizaciones que mantienen hace días Mejillones y San Antonio, luego de haber depuesto las movilizaciones la semana pasada.

La Unión Portuaria del Biobío, que representa a los sindicatos de la zona, convocó a un paro de advertencia a contar de hoy, con el fin de que los 3.500 trabajadores portuarios asistan a una marcha a partir de las 9 de la mañana desde el centro de Talcahuano hacia las oficinas de Ultramar.

En caso de que la empresa no llegue a un acuerdo con los trabajadores, éstos iniciarán un paro prolongado a partir de las ocho de mañana miércoles.

Así lo confirmó Pedro Riquelme, vocero de la agrupación sindical de trabajadores, quien explicó que esta decisión es una señal de apoyo a los trabajadores de Mejillones, a causa de las acciones de la fuerza policial en la zona. Detalló que al año se movilizan unas 20 millones de toneladas, por lo que cada día están en juego unas 56 mil toneladas de productos ligados a la industria forestal, pesquera, carbón y melasa. “Nosotros no tenemos competencia que pueda sacar nuestras cargas, por lo tanto, nosotros sabemos lo que nuestra paralización significa”, acotó.

Angamos

Ayer, Ultraport informó que trabajadores portuarios de Mejillones ingresaron a las oficinas y realizaron destrozos en las instalaciones. Cuando un grupo de carabineros ingresó a las dependencias éstos resultaron heridos. “La violencia ha alcanzado un nivel inaceptable, que ha atentado contra la vida de algunos de nuestros trabajadores y ahora de los carabineros que intentaron repeler un brutal ataque a nuestra oficina. Condenamos enfáticamente cada una de estas acciones”, señaló Matías Laso, gerente general de Ultraport.

La Moneda

El paro portuario llegó a las puertas de Palacio. Ayer, Luis Mayol,ministro de Agricultura, y Bruno Baranda, ministro de Desarrollo Social, llegaron hasta La Moneda para analizar con el presidente Sebastián Piñera la evolución que han tenido las movilizaciones. Después de estar reunidos por una hora y media los secretarios de Estado abandonaron el Palacio por un acceso lateral, sin hacer declaraciones.

Previamente, el ministro del Interior, Andrés Chadwick, manifestó que el paro portuario “le está haciendo un tremendo daño al país”. Agregó que si existe voluntad de los trabajadores y de las empresas “las posibilidades de concretar una mesa son bastante altas”. También, indicó que si se requería el uso de la fuerza pública para asegurar a los puertos, será una medida que se va a brindar.

Durante la jornada, Hermann von Mühlenbrock, presidente de la Sociedad de Fomento Fabril, volvió a insistir al Ejecutivo en hacer funcionar terminales. “No sólo está afectando a otros trabajadores que no están de acuerdo con el paro, sino que también a pequeños transportistas, agricultores y emprendedores”, acotó. De hecho, ayer, Fedefruta elevó sus estimaciones sobre las eventuales pérdidas hasta US$ 105 millones si esta semana no se logra detener la paralización que afecta al terminal de San Antonio.

También, el ministro de Transportes, Pedro Pablo Errázuriz, se pronunció sobre este conflicto y aseguró que el gobierno está disponible para garantizar el acceso a los puertos. “Si se nos solicita la ayuda de la fuerza pública para poder acceder estamos listos y atentos, por lo tanto, todo el esfuerzo que el gobierno puede hacer, se ha hecho”, acotó.

Para hoy el presidente de la Sociedad Nacional de Agricultura, Patricio Crespo, convocó a una reunión en la que participarán Confederación de la Producción y del Comercio; la Cámara Nacional de Comercio; Sofofa, Fedefruta, Asoex, empresas navieras y concesionarias portuarias para buscar soluciones al conflicto portuario en San Antonio.