(La Tercera) Los últimos datos predictores del comportamiento de la inversión menguaron los ánimos. Ayer, el Banco Central reportó una caída de 38,4% en las importaciones de bienes de capital en diciembre, el menor registro en los últimos cinco años (diciembre de 2008).

Con ello, las compras al exterior de maquinaria y equipos -que permiten a las empresas desarrollar sus futuros proyectos de inversión- cerraron 2013 con una baja de 4,4%, la primera caída desde la recesión de 2009, tras totalizar US$ 15.451 millones (ver infografía).

A juicio de economistas, las cifras vienen a confirmar que la economía mantendrá su senda de desaceleración y acentúa la merma prevista en la inversión.

Si en julio-septiembre de 2013 la inversión se frenó al anotar un crecimiento de sólo 3,2%, los economistas esperan que en el cuarto trimestre ésta se contraiga entre 5% y 8%.

El economista jefe para Chile de Itaú, Rodrigo Aravena, señaló que la caída de las importaciones de bienes de capital refleja que la economía se está desacelerando fuertemente por el lado de la inversión. “Este es otro antecedente más que muestra que la actividad seguirá desacelerándose y creciendo por debajo del producto de tendencia”, acotó.

Patricio Rojas, de Rojas y Asociados, afirmó que la caída en las importaciones de bienes de capital augura que la inversión caería cerca de 5% en el último trimestre de 2013.

Angel Cabrera, economista de Forecast Consultores, comentó que el bajo rendimiento se debe a una serie de factores que estuvieron presentes el año pasado, entre los cuales mencionó la paralización de proyectos energéticos producto de las trabas jurídico-administrativas, los altos costos energéticos y la incertidumbre que existe entre los inversionistas en cuanto a lo que vendrá en materia económica este año.

“Con estas cifras, la inversión bruta en capital fijo habría caído, por lo menos, un 7% a 8% en el cuarto trimestre de 2013, lo que es una señal extremadamente mala”, puntualizó Cabrera.

Escenario 2014

Para este año, los expertos coincidieron en que la desaceleración continuará influenciada por el bajo nivel que mostrará la inversión. “Es probable que la tasa de crecimiento de las importaciones de bienes de capital se mantenga en niveles bajos en comparación con años anteriores”, dijo Aravena. Mientras que Rojas acotó que por esta razón “es probable que el primer semestre de 2014, la economía continúe desacelerándose, para que recién durante la segunda parte del año se vea una mayor recuperación”.

Más positivas fueron las cifras de las importaciones de bienes de consumo, que crecieron 9,1% en 2013, con US$ 21.658 millones, liderados por los bienes durables, que avanzaron 12,1%, al totalizar compras por US$ 9.604 millones. Los bienes semidurables anotaron una expansión de 7%, al sumar US$ 5.851 millones, mientras que otros bienes de consumo crecieron 6,9%, con US$ 1.001 millones.