(Pulso) Cinco ministros de Energía habrá tenido, cuando cierre su gestión, el gobierno del presidente Piñera. Cinco nombres que reflejan la dificultad que tuvo el mandatario para alcanzar e impulsar acuerdos en la materia. Y, más complejo aún, de materializar la agenda renovadora que prometió.

Este diagnóstico lapidario es parte de la justificación de la nueva cumbre eléctrica a la que citó el presidente de la República, que se concretará hoy en el Palacio de La Moneda, y a la que ya confirmaron los directivos de empresas como Enersis (Ignacio Antoñanzas), Colbún (Bernardo Larraín Matte), AES Gener (Felipe Cerón) y CGE (Jorge Marín). En la cita estará el ministro de Energía, Jorge Bunster.

Según ejecutivos de empresas del sector energético, la invitación no incluye una pauta de temas, que es como suele hacerse. No obstante, trascendió que el presidente busca dar una señal de su interés “hasta el último día de su gestión” por la situación energética: hará un recuento de las medidas adoptadas bajo su mandato -con aprobación de la ley de Concesiones como punta de lanza- y trazará líneas de lo que piensa que viene para el futuro inmediato.

Todo esto, entendiendo que se trata de un tema en el que hay coincidencia de que se avanzó poco, pese a iniciativas como la Estrategia Nacional de la Energía (ENE) y el CADE, que mostraron una hoja de ruta que no se tradujo en proyectos de ley ni en otros cambios normativos. Piñera no se puede comprometer a agilizar la agenda eléctrica por falta de tiempo, pero sí insistirá en un punto que para él es clave: el desarrollo de nueva capacidad a gas natural para aliviar las proyecciones de déficit de oferta competitiva de energía en el mediano plazo.

Dificultad para el gas

Ello requeriría no sólo del respaldo político, sino que también que las empresas controladoras de los terminales y los consumidores -y también los potenciales consumidores- alcancen acuerdos para poder maximizar el uso de los terminales de GNL y que ésta cuadre con los requerimientos del sistema energético.

Entre los avances de su gestión, Piñera también dará a conocer la decisión de modificar las bases de la próxima licitación de suministro, cuyas bases serán rediseñadas para incorporar la energía que no alcanzó a ser adjudicada en el anterior proceso -el 22% del bloque total- y que conformará un paquete más atractivo para las generadoras eléctricas.

Además, se buscará flexibilizar las bases, de manera de facilitar la incoporación de nuevos actores distintos a los que hoy operan en Chile, dando tiempo para que puedan desarrollar sus proyectos.

“La primera licitación se adjudicó un 78% y quedó un remanente. Hemos propuesto incorporarlo en los bloques que se iban a licitar en el segundo trimestre del próximo año. Eso se está terminando de afinar en la CNE y sí, vamos a ir en ese camino, y probablemente sea así”, dijo el ministro de Energía, Jorge Bunster.

“Se está analizando cambios para hacer la licitación más atractiva. En base a la primera licitación, hemos revisado si hay cambios que convenga hacer para generar espacio para incorporar operadores que hoy no están en el mercado. Lo que se está buscando es garantizar acceso a nuevos actores. Buscar mecanismos para que se abra a actores nuevos que puedan entrar con proyectos como Octopus o distintas iniciativas que están en fase de licitación y que puedan postular”, agregó Bunster, durante la inauguración de una planta solar en Andacollo, la semana pasada.