(El Mercurio) Luego que en octubre se declarara desierta la licitación de suministro eléctrico lanzada por Metro de Santiago, la compañía estatal comenzó a barajar una serie de alternativas para poder solucionar su abastecimiento de energía a partir de abril de 2014.

Esto se tradujo en que la empresa de transporte público de Santiago iniciara una búsqueda de interesados para explorar un eventual acuerdo con una empresa de generación eléctrica. Con esta opción de trabajo se desechó la vía de licitación. Tras varios sondeos, fuentes de la industria explican que Metro se encuentra negociación con la eléctrica del grupo Matte, Colbún.

En el sector señalan que las conversaciones son recientes y que ambas empresas están analizando sus diversos escenarios. Por el lado de Metro, la compañía busca cerrar un contrato eléctrico que le permita abastecer su operación actual y las extensiones de líneas hacia el 2028.

Si se alcanza un acuerdo, Colbún tendría que cubrir una demanda de 98 MW a partir de 2014 y cerca de 128 MW hacia el 2028.

Por su parte, la eléctrica de los Matte está evaluando su disponibilidad de energía para poder abastecer la demanda del tren subterráneo.

En la última licitación de suministro para clientes residenciales en el Sistema Interconectado Central (SIC) -que va de Taltal a Chiloé- Colbún decidió no participar. Esto, pese a que el precio techo de los contratos que estaban subastando las distribuidoras era de US$ 129 por MWh, un 60% más alto que los vigentes.

Este tema no es irrelevante para Metro, si se tiene en cuenta que su actual contrato de energía tiene un valor promedio de US$ 80 por MWh. Se prevé que este precio registre una fuerte alza ante la escasez de nuevos proyectos de generación en el país.