(Diario Financiero) Finalmente fueron sólo dos las generadoras que presentaron ofertas en la primera de las tres licitaciones de suministro para distribuidoras eléctricas que está impulsando el gobierno para cubrir parte del requerimiento eléctrico entre 2014 y 2023, de los clientes regulados, principalmente residenciales, del principal sistema eléctrico del país, el Interconectado Central (SIC), que abastece al 94% de la población nacional.

Tal como se esperaba y como la propia empresa había dicho, Endesa Chile fue una de las compañías que concurrió al proceso, mientras que la novedad corrió por parte de la segunda participante, pues fue su matriz, la italiana Enel, a través de su filial de energías renovables Green Power. En específico, la oferta fue presentada por Eléctrica Panguipulli, que opera la central Pullinque unidad de 51 MW de capacidad, que está en la Región de Los Ríos.

La posibilidad de que la convocatoria finalmente fuera baja, lo que incluso llevó al gobierno a postergar dos meses la fecha de presentación de ofertas, se comprobó ayer pues ninguno de los otros grandes actores del sistema concurrió al proceso que realizan las distribuidoras eléctricas, que a través de su vocero, el director ejecutivo de la Asociación de Empresas Eléctricas, Rodrigo Castillo, se mostraron conformes con la respuesta a la subasta.

Similar lectura hizo el subsecretario de Energía, Sergio del Campo, quien detacó la importancia de que una empresa de gran tamaño como Endesa haya podido estructurar una oferta para los clientes residenciales del SIC, pese al escenario actual que es bastante adverso por distintos factores, como la judicialización, la sequía o el desfase de inversión.”En este contexto el tener ofertas es un antecedente positivo y habla bien del oferente que tuvo la capacidad de construir una oferta, dijo Del Campo.

Insuficiencia

Aunque recién la próxima semana se sabrá oficialmente la magnitud de los bloques de energía propuestos por Endesa Chile y Enel Green Power y el precio al que están dispuestas a vender su energía (el techo es de US$ 129 por MWh), en el mercado especulan con que la capacidad que ambas eléctricas tendrían disponible no se cubriría el 100% del consumo involucrado en la subasta, que en términos promedio considera del orden de 4.500 GWh por año.

“No conocemos el detalle de las ofertas, pero creemos que la energía comprometida será importante respecto de la participación relativa en el total de la licitación”, dijo el subsecretario de Energía.

Los cálculos apuntan a que Endesa dispone la capacidad asociada al cierre de los ciclos combinados de Taltal y Quintero que equivale a unos 700 MW de capacidad, lo que a juicio del gobierno cubriría gran parte del requerimiento de energía de la licitación.

Sin embargo, la estimación del sector privado es distinta. En primer lugar dicen que no se puede contar con todo ese volumen porque no es capacidad nueva y a eso suman que por política comercial la eléctrica contrata sólo el 70% de su capacidad.

Sergio Zapata, analista de CorpResearch, estima que para cubrir los 4.500 GWh de consumo se requieren 600 MW en base a carbón o gas natural ó 1.000 MW hidroeléctricos.

Segundo llamado

Claro que no todo está perdido para el gobierno. El subsecretario Del Campo dijo que en caso de que quede algún remanente de energía sin adjudicar, se activará a mediados de diciembre un segundo llamado que es parte del proceso de licitación. Allí podría presentarse otra de las generadoras que tienen centrales térmicas que no cuentan con gas natural.

Lo anterior tendría sustento ya que el 30 de noviembre se cumple el plazo para que Endesa y Metrogas liberen al mercado el remanente de 1,12 millón de metros cúbicos diarios de capacidad de regasificación del terminal de GNL de Quintero que le corresponden a la estatal Enap y que ésta no tomaría. Ese volúmen estaría siendo negociado con distintos grados de avance por parte de Colbún y AES Gener.