(El Mercurio) Los buenos resultados que arrojó este año el millonario plan de inversiones en exploración de gas y petróleo en Magallanes llevaron a Enap a elevar la apuesta para 2014.

Según explica el gerente general de la estatal, Julio Bertrand, para el próximo ejercicio está planificado que la petrolera desembolse unos US$ 130 millones para perforar 30 pozos en el yacimiento G7, ubicado en Tierra del Fuego.

La cifra supera a la registrada en 2013 cuando se desembolsaron US$ 114 millones. Este último es un monto histórico para la compañía. La idea, explica el ejecutivo, es seguir avanzando de forma decidida en la búsqueda de recursos explotables para solucionar la crisis energética que vive Magallanes.

Es más, durante este ejercicio los buenos resultados que arrojó el bloque Arenal permitieron a la estatal proyectar con más seguridad el suministro de gas para los clientes residenciales de la Región.

«Este 2013 se van a perforar unos 25 pozos, de los cuales yo me atrevería a decir que del orden de 15 son pozos de gas. Lo que hay detrás de esto es que, aplicando esta nueva tecnología de fractura nosotros hemos logrado recuperar gas y petróleo en yacimientos apretados que antes no lográbamos poner en producción», sostiene Bertrand.

El ejecutivo explica que para el 2014 se perforarán 30 pozos más con el objetivo de tener un mayor conocimiento del volumen recuperable de gas y petróleo en el yacimiento G7.

Según Bertrand, el plan de Enap hacia el 2016 contempla un desembolso cercano a los US$ 500 millones si se considera lo invertido desde 2013.

«Si se perforan 60 pozos más y finalizo con 120 pozos se invertirán cerca de US$ 500 millones. Con esto vamos a tener una mejor conceptualización y vamos a poder comprobar de una forma más fidedigna cómo se puede recuperar esa reserva porque voy a poder tener una mayor certidumbre del comportamiento de los pozos», dice el gerente general de Enap.

Pese a lo anterior, Bertrand cree que todas estas inversiones irán de la mano de buenos resultados en las perforaciones. Explica que en caso de que las exploraciones de gas y petróleo en el próximo año no sean exitosas, se replanteará el plan de inversiones de más de US$ 100 millones por año.