(ELECTRICIDAD) Con la presencia de más de un centenar de especialistas y ejecutivos del sector de los combustibles se realizaron las 3º Jornadas de Economía de la Energía, las que fueron organizadas por el Departamento de Ingeniería Industrial y de Sistemas de la Escuela de Ingeniería de la Pontificia Universidad Católica de Chile.

La actividad se inició con las palabras de Enzo Sauma, académico del Departamento de Ingeniería Industrial y de Sistemas de la UC, quien resaltó la importancia de establecer un vínculo entre la academia y la industria con el fin de afrontar los desafíos que implica que Chile sea un importador neto de combustibles, comentando el beneficio de aprender cómo otros países han gestionado sus sistemas energéticos.

Esto fue complementado por el ministro de Energía Jorge Bunster, quien recordó que más del 90% del petróleo y gas natural que se utiliza en Chile proviene de otros países. Ante este escenario, el sector nacional de los combustibles ha privilegiado la apertura, es decir, la libertad para importar, producir y comercializar.

Con una manera de reducir la dependencia que Chile posee en materia de combustibles, en la cuenca de Magallanes se han invertido en torno a los US$1.250 millones. En el caso de Enap, los montos han ascendido a los US$120 millones anuales, y prontamente se enviaría al congreso un proyecto de ley para dotar a la estatal de un nuevo gobierno corporativo.

Junto a lo anterior se analizan las oportunidades de desarrollo que presentan en Chile los biocombustibles de segunda generación, a partir por ejemplo de algas, y el fomento de las ERNC como una manera de ir reduciendo paulatinamente la demanda por combustibles fósiles.

Impacto regional

La situación actual del mercado mundial de los combustibles y su impacto en el desarrollo energético de la región fue otro de los temas abordados en la jornada.

Es así como Luis Barroso, director técnico de la consulta PSR e investigador afiliado del Instituto de Investigación Tecnológica de la Universidad Pontificia Comillas (España), explicó que por inadecuadas políticas la producción de gas en la región latinoamericana se ha ido estancando, ante lo cual los países han debido recurrir a combustibles como el GNL, el que es traído desde otros continentes. El especialista comentó que la variabilidad del precio del GNL ha afectado los costos de generación eléctrica, ello sumado a la complejidad de de acceder a un suministro competitivo.

En este punto Samuel Jerardino, socio director de KAS Ingeniería, resaltó el beneficio que implicaría disponer de un mercado spot de gas natural competitivo, destacando los efectos que conllevaría conformar una interconexión latinoamericana de electricidad y gas natural.

Vinculado a esta materia, José Venegas, gerente regional de Gestión de Energía y Comercialización de Endesa, se refirió a la contribución que realiza el terminal GNL Quintero al desarrollo energético e industrial del país, mencionando además la oportunidad que implicaría administrar una cartera regional de suministros/destinos, lo que posibilitaría optimizar precios y niveles de take or pay si fuera posible desviar barcos entre los distintos terminales de Latinoamérica.

El ejecutivo indicó además que es difícil que el GNL llegue a Chile a menos de 12 dólares por millón de BTU, lo que implicaría costos de generación de US$100 dólares/MWh.

Fuente / ELECTRICIDAD