(El Mercurio) A medida que se acerca la fecha fatal para presentar ofertas en la licitación de suministro eléctrico para clientes regulados -residenciales y pequeñas empresas-, las principales generadoras del país ya están definiendo su posición frente al proceso.

Según fuentes de la industria, Colbún y Gener tomaron la decisión de no participar de la subasta que incluye bloques de energía entre 2014 y 2024 y que representan cerca del 15% de la demanda total del Sistema Interconectado Central (SIC), que va desde Taltal a Chiloé.

Ambas compañías le explicaron al Gobierno que no están dadas las condiciones para poder entregar una oferta competitiva que no genere riesgo económico a su operación.

Sobre este punto, las eléctricas argumentaron que los US$ 129 por MWh que estableció como techo la Comisión Nacional de Energía (CNE) no permiten asegurar una rentabilidad, teniendo en cuenta los altos precios de la electricidad. Esto, porque no existe certeza de que se contará con nuevas centrales de generación a valores competitivos para cumplir con los compromisos de los contratos.

En caso de no contar con la capacidad instalada suficiente para vender electricidad a las compañías de distribución, las firmas generadoras deben acudir al mercado spot a comprar el insumo a valores que hoy están por sobre los US$ 129 por MWh en el costo marginal.

Por el contrario, la firma que ya anunció su participación en la próxima licitación es Endesa.

“Siempre hemos participado en todas las licitaciones de distribución, siempre hemos ofrecido precios competitivos. En qué medida vamos a participar, va a depender mucho de cómo veamos el desarrollo de nueva capacidad con proyectos que están en curso y en tramitación”, señaló el gerente general de Endesa, Joaquín Galindo.

Según explicó el ejecutivo, la ampliación en un 50% en la capacidad de regasificación del terminal de Quintero les permitirá tener una mayor disponibilidad de GNL para generar electricidad a precio competitivo.

El plan de Endesa es cerrar los ciclos combinados de sus centrales Quintero y Taltal, lo que le permitiría contar con 240 MW adicionales de potencia, viabilizando así su participación en la licitación de noviembre.

Pese a lo anterior, fuentes de la industria aseguran que la oferta que entregará Endesa no cubrirá el 100% de los bloques que está subastando el Gobierno. En caso de que una parte del proceso se declare desierta, la autoridad podrá llamar a una nueva licitación, elevando en hasta un 15% el precio techo y pudiendo cambiar algunos parámetros de cálculo de los precios de la energía como la indexación a costo marginal.

Fuente / El Mercurio