(USM) Un sistema de medición que sea poco invasivo y detecte las vibraciones en máquinas eléctricas de alta potencia, es el que está siendo desarrollado por Ulises Ramos, investigador de la Universidad Santa María y miembro del Núcleo de Electrónica Industrial, Mecatrónica y Control de Procesos (NEIM) de la Casa de Estudios desde el año 2007.

El objetivo es aplicarlo en los molinos SAG de la gran minería del cobre, pues el proyecto está diseñado para partes de difícil acceso del equipo, contribuyendo a la eficiencia energética y general de todo el proceso, potenciando así la productividad del mineral en el país.

Ulises Ramos es egresado de Ingeniería Civil Electrónica de la Universidad Técnica Federico Santa María, con mención en Electrónica Industrial, área en la que se ha desarrollado a través de diversos proyectos, como el FONDEF sobre EMC (Electromagnetic compatibility), con el que ingresó a las filas del Núcleo Milenio de la Universidad hace ya cinco años.

Su actual iniciativa se enmarca en su trabajo para obtener la memoria de título, centrándose en máquinas eléctricas de gran potencia usadas en sistemas industriales críticos, donde es importante el monitoreo y diagnóstico de vibraciones. En el caso de molinos SAG utilizados en la gran minería del cobre, esto es especialmente complejo por las partes de difícil acceso que poseen las maquinarias, con compartimentos de acero tipo laberintos que atenúan o bloquean las señales de radio.

La molienda emplea cerca del 65% de la energía eléctrica en el proceso de obtención del concentrado de cobre y es también uno de los procesos que usa el mayor consumo de agua. En consecuencia, se requiere un mejor control y calidad de procesos.

“En este contexto, el monitoreo en línea de vibraciones mecánicas en un molino SAG permite mejorar la eficiencia energética en cuanto al consumo eléctrico, reducir el uso de insumos de molienda, tales como bolas de acero y agua, disminuyendo con esto el impacto ambiental”, detalla el experto. “También se reduce el desgaste de revestimientos, entre otros aspectos, mejorando la productividad y otorgando mayor sustentabilidad a todo el proceso. Un molino de gran tamaño de 20MW consume el equivalente a 4.500 hogares con todos sus artefactos funcionando simultáneamente. Por lo mismo, una mejora en su eficiencia energética y del proceso es importante en términos de productividad de cobre del país”.

Nuevos investigadores

Para Ulises Ramos, en Chile son pocas las empresas que se dedican a la investigación y desarrollo (I+D) y en su área de trabajo, mayormente tecnológica, los profesionales formados son absorbidos por las actividades de gestión y mantención en las empresas, dejando así de lado la investigación, debido a los incentivos económicos menores que ésta ofrece.

Por lo mismo, cree que en Chile los centros y agrupaciones de investigación en general se reducen casi exclusivamente a universidades y son pocas las empresas que invierten en investigación y mucho menos en desarrollo, limitándose a importar o adaptar prácticamente todo.

Por esto, opina que “es fundamental invertir en la formación de investigadores capacitados para ‘crear y agregar valor’, ya sea en nuevas tecnologías para la industria minera –nuestra área principal–, o al desarrollo sustentable de energías no convencionales, la industria vitivinícola o salmonera, sectores en los que Chile, por sus recursos naturales, está muy bien posicionado a nivel mundial, pero que sin una base técnica y científica, jamás podrá llegar a liderar”.

Fuente / USM