(ABB) En los últimos años ABB desarrolló en sus centros de innovación en Suecia y Suiza , una nueva tecnología que nace de la combinación de sus Sistemas de Compensación de Reactivos (STATCOM) y baterías de almacenamiento de energía. Se trata de la combinación perfecta de potencia activa y reactiva capaz de controlar el voltaje, frecuencia y calidad de la energía, al mismo tiempo que otorga reserva de giro o la capacidad de inyectar potencia para estabilizar un sistema eléctrico.

“Con esto nos hemos abierto a nuevos mercados al ofrecer independencia a nuestros clientes de cualquier inestabilidad de voltaje y de frecuencia de energía, lo que además facilita la integración de energías renovables no convencionales a los sistemas eléctricos, ya que la frecuencia se ve muy afectada por una generación que no es constante, como es el caso de la eólica o la solar. Con el DynaPeaQ este problema se soluciona”, asegura Mario Campo, Experto en Sistemas de Almacenamiento de Energía de ABB en Suecia.

ABB no fabrica baterías, por lo que para este desarrollo probó y seleccionó las que más se ajustaban a las necesidades de la aplicación, para ello utilizó el conocimiento obtenido a través de sus estaciones de carga para vehículos eléctricos. “Las baterías de litio que utilizamos en nuestros dispositivos son las mismas de los coches eléctricos, por lo que poseen altos estándares de seguridad frente a algún impacto, fuego o a una explosión”, detalla.

Agrega que este tipo de tecnología tiene una importante aplicación en todo tipo de industria, pero principalmente en la minería, donde puede evitar las desconexiones obligatorias del sistema eléctrico incrementando la continuidad del servicio y evitando con ello pérdidas en la producción.

A la fecha los principales ejemplos de este tipo de tecnología están en Inglaterra, con un Sistema DynaPeaQ que integra fuentes de energías renovables no convencionales al sistema eléctrico de una pequeña ciudad, controla la calidad de potencia de un grupo de casas y alimenta a una gasolinera eléctrica. El otro se encuentra en una minera en Canadá para protegerla de posibles caídas de tensión, entre otras aplicaciones.

“Entre tanto nuestros laboratorios en Suecia y Suiza no paran de trabajar en el desarrollo de tecnologías como ésta, de las que tendremos novedades prontamente en los próximos años”, anuncia Mario Campo.

En la fotografía: Mario Campo, Experto en Sistemas de Almacenamiento de Energía de ABB en Suecia junto a Sara Willforss, Ingeniera especialista en sistemas FACTS y en soporte al cliente.

Fuente/ABB