Diario Financiero El mismo 9 de mayo, cuando se aprobó el proyecto HidroAysén, salieron a las calles miles de personas a manifestar su rechazo. Los grupos son diversos y han conseguido convocar a miles de personas sólo para dar a conocer su posición.

Así, las redes sociales han contribuido a que sea un tema altamente tratado por diversos grupos de la sociedad -no siempre con la información correcta- y evitan que se pueda identificar claramente quiénes son los organizadores, pues los llamados se difunden muy rápido.

Junto con resurgir el fenómeno de las masivas protestas en distintas ciudades del país, se ha originado una discusión en torno al tema energético, el cual aún es lejano y desconocido para la mayoría.

Así como existen los opositores, ha tomado una voz fuerte en el tema, la Iglesia. No como detractores sino más bien llamando al diálogo y a no tomar decisiones sólo basándose en el interés económico.

Lo cierto es que si en algún momento se visualizaba a Patagonia Sin Represas como la agrupación que lideraba el movimiento opositor, hoy existen diversos grupos que se identifican con este rechazo. Ojo que vienen nuevas protestas hoy y mañana.

– Dirigentes sindicales en busca de mayor

El mundo sindical está tratando de posicionarse como un férreo opositor al proyecto. Si bien su participación se conoce desde hace un tiempo, tras la aprobación de HidroAysén asumieron un rol más activo, prestando sedes y convocando a marchas.

La Coordinadora Sindical de Energía, Minería y Metalurgía, que reúne a 120 mil trabajadores de empresas estatales y privadas, es una de las principales. Actúa junto a Patagonia Sin Represas, mantiene contacto con políticos y apoya todas las manifestaciones contra el proyecto. Por estos días, alistan una propuesta conjunta para que el “Estado tenga mayor presencia en materia energética”.

La Agrupación de Empleados Fiscales (ANEF) también se presenta como opositora. Junto al diputado Gabriel Silber ingresaron un recurso de protección para detener el proyecto.

– El movimiento estudiantil le dice no a HidroAysén y a los megaproyectos

Organizados a través de sus federaciones, el movimiento estudiantil ha convocando a un gran número de jóvenes a manifestarse a las calles en contra de HidroAysén y, en general, de los megaproyectos.
En la Universidad de Chile, por ejemplo, el tema de la sustentabilidad se viene trabajando hace cinco años a través de una secretaría de medioambiente dependiente de la Federación. “Estamos en contra porque es un proyecto que va a concentrar los recursos naturales en las mismas dos empresas“, dijo Cristóbal Lagos de la Fech.
En la Universidad Católica han realizado mesas de discusión sobre HidroAysén a fin de educar a la comunidad estudiantil junto a Patoagonia Sin Represas.“Si bien como Confech no se ha analizado en profundidad el tema, la mayoría está en contra de HidroAysén y de los megaproyectos que buscan mantener un sistema económico que no es sustentable”, dijo Giorgio Jackson, presidente de la Feuc.

– Las ONG alineadas en contra de la instalación de represas en la Patagonia

Pese a que Patagonia Sin Represas ha llevado la bandera de lucha en lo que a oposición se refiere, existen varias otras organizaciones de este tipo que también han mostrado su rechazo y han participado activamente en cuanta manifestación se ha producido en el último tiempo. En este grupo están Chile Sustentable, liderado por Sara Larraín; Ecosistemas, de Juan Pablo Orrego, o Hernán Sandoval, presidente de Chile Ambiente; Fundación Terram y Oceana. También ha sido un férreo detractor el ambientalista Douglas Tompkins junto a su esposa Kristine McDivitt Tompkins. A nivel local, en la región sureña operan la Corporación Costa Carrera y Agrupación Cultural y Ambiental Río Pascua.

– Sin distinción de colores políticos para oponerse a la hidroeléctrica

Los políticos han sido una voz relevante en la oposición. De hecho, horas antes de la votación en Coyhaique, el diputado Gabriel Silver presentó un recurso de protección ante la Corte de Apelaciones con el fin de impedir que se realizara la sesión que finalmente decidió que se desarrollara HidroAysén. A él se han sumado varios otros, independiente de la militancia. El senador por la zona, Antonio Horvath (en la foto) junto a organizaciones ambientalistas como Patagonia Sin Represas ha liderado la ofensiva política. El presidente del Senado, Guido Girardi, llamó al presidente Piñera a que los proyectos de alto impacto como HidroAysén sean decididos a través de plebiscitos. Además, el presidente del Partido Progresista, Marco Enríquez-Ominami presentó una consulta ante el TDLC, la que no fue acogida a trámite.

– Empresarios orgánicos y del turismo definen postura

La Agrupación de Agricultura Orgánica reúne a más de 70 empresas. Al interior del gremio hay discrepancias sobre HidroAysén y, por ello, no tienen una posición oficial. Aunque no lo han conversado internamente, algunas fuentes aseguran que es probable que el tema se toque en el mediano plazo. El escenario en la Federación de Turismo (Fedetur) es similar. Hay opiniones divididas al respecto y el directorio trabaja en consensuar una postura.
En tanto, a los ya conocidos empresarios opositores, también están Rodrigo Danús, Claudio Fischer y otros que se han manifestado abiertamente en contra de las centrales.

– Las redes sociales: los sigilosos organizadores de protestas

Twitter fue, de cierta forma, la que instaló en el país la discusión por el medio ambiente al aprobarse el proyecto Barrancones. La presión ciudadana llevó a que el presidente Piñera solicitara a GDF Suez abandonar el proyecto. Ahora, tanto Twitter como Facebook han sido parte de los responsables de convocar a cerca de 30.000 personas en Santiago, frente a La Moneda, para mostrar su rechazo a la hidroeléctrica. Además han convocado a otras actividades como “cacerolazos”. Aunque hay varios rostros reconocidos, como el de la actriz Leonor Varela, resulta dificil de identificar a los convocantes iniciales.

Las diversas y masivas protestas alrededor del mundo

El fenómenos de las grandes manifestaciones públicas no es sólo local, sino que es un escenario que se ha repetido alrededor del mundo, convocando a miles de personas, para exigir lo que consideran justo.
De hecho, el ejemplo más claro y reciente son las protestas en la Puerta del Sol en Madrid, por las elecciones regionales y municipales en España, las que han reunido a miles de jóvenes liderados por el Movimiento 15-M (15 de mayo), exigiendo cambios políticos y sociales.

En lo relativo al proyecto HidroAysén el llamado a movilizarse el día de hoy -realizado por Patagonia Sin Represas- fue acogido por diversos países y ya están confirmadas protestas en Alemania, Estados Unidos, Francia, España, Argentina, Bolivia, Suecia, Dinamarca, Italia, México, Brasil, Honduras, Australia, Bélgica e Inglaterra.

Fuente / Diario Financiero