(USS)Dieciocho estudiantes de diversas carreras de la Universidad Técnica Federico Santa María conforman el equipo Usolem, que participará en “La Ruta Solar”, la primera competencia a nivel latinoamericano en la que intervienen vehículos impulsados por energía solar y humana.

El grupo multidisciplinario construirá un auto solar para participar en una de las dos categorías de la competencia “Atacama Solar Challenge”, a realizarse en el norte del país, entre el 30 de septiembre y el 2 de octubre de este año, y que pasará por las cercanías de Iquique, Calama, Antofagasta y Chañaral.

El desafío en esta categoría será fabricar un vehículo que utilice al menos un 50% de energía solar (el resto será de energía humana) y que sea capaz de recorrer los 933 kilómetros de esta carrera tipo rally. El modelo será un vehículo de tres ruedas, que contará con un manubrio y se pedaleará acostado.

Gino Ogno y Pablo Genovese, alumnos de quinto año de Ingeniería en Diseño de Productos son dos de los miembros del equipo, y en este contexto, Genovese explica que “para nosotros será mucho más difícil cumplir los 900 y tantos kilómetros, ya que los participantes de la otra categoría (100% energía solar) no requerirán de un esfuerzo físico para recorrer dicho trayecto, pero en cambio nosotros tendremos que contar con un piloto que tendrá que pedalear todo el tiempo, durante tres extenuantes días de competencia”, aclara el estudiante, quien se encuentra dentro de los tres candidatos a piloto, junto a Ogno y Yerko Luppi.

“Este es un proyecto internacional que se realizará por primera vez en Chile y específicamente en el desierto de Atacama, el más árido del mundo, y que por lo tanto posee cualidades insuperables en cuanto a radiación solar para el aprovechamiento de la energía solar”, explica Pablo Genovese.

Asimismo, por su geografía y su entorno, el desierto impone condiciones de diseño muy diferentes a las que caracterizan las demás carreras de este tipo en el mundo, lo que representa un factor distintivo y sin duda de gran atractivo para el desarrollo de una competencia que fomente la innovación y la creatividad. “A la energía solar le falta mucho desarrollo todavía, por esta razón instancias e iniciativas como ésta ayudan, facilitan y fomentan dicha actividad. Recordemos que las energías alternativas son y serán el futuro de Chile”, opina.

El equipo representante de la Universidad Técnica Federico Santa María, estará representado por los alumnos: Domingo Sandoval, Yerko Luppi, Víctor Robles, Jorge Rojas, Agustín Pérez, Gonzalo Cornejo, Ismael Cabrera y Joaquín Fuentes, todos de Ingeniería Civil Mecánica; Andrés Llico, Cristóbal Nettle, Juan Ignacio Badilla, Gabriel Honores y Paz Castillo, de Ingeniería Civil Electrónica; Cristian Rojas y Jersim Araya, de Ingeniería Eléctrica; Pablo Genovese y Gino Ogno, de Ingeniería en Diseño de Productos y Luis Ojeda, de Ingeniería Civil Telemática.

Aporte a la formación
En la competencia participarán 13 equipos de 22 naciones latinoamericanas diferentes. “La inscripción al concurso se realizó a través de la web y luego de esto se nos presentó el desafío de conseguir recursos. Si bien ya nos hemos ganado algunos fondos concursables de la universidad, nos queda mucho camino por recorrer. Hago un llamado a las empresas y/o instituciones a que colaboren con nosotros y nos apoyen, ya sea con patrocinio o auspicio”, detalla el joven de 22 años.

Los miembros del equipo, aparte de buscar fondos para la construcción del vehículo en sí, buscan auspicios y recursos que les permitan viajar al norte, llevar el auto y hospedarse en las distintas partes donde tendrán que quedarse durante los tres días de ardua competencia. “A fines de agosto se realizarán unas pruebas clasificatorias que verifican si es que nuestro vehículo cumple con las condiciones exigidas en las bases del concurso”, especifica el alumno.

Además de servir para el currículum, Geneovese reconoce que participar de este tipo de eventos sirve para aprender a trabajar en equipo y en grupos multidisciplinarios, donde la retroalimentación que se tiene con gente de otras carreras es fundamental a la hora de formarse y enfrentarse al mundo laboral: “Es difícil, en nuestro caso, coordinar a un grupo de dieciocho personas para que lleguen el mismo día y a la misma hora. Por lo tanto, formar parte de un proyecto como este ayuda a mejorar la manera de relacionarse con el resto de las personas”.

Las empresas o instituciones que quieran brindar apoyo en el desarrollo de este gran desafío, pueden visitar el blog del proyecto www.usolem.blogspot.com, donde podrán ir viendo el proceso de diseño paso a paso y también encontrar la información para poder contactarse con el Equipo Usolem.

Fuente /Universidad Santa María