El Diario La explotación del Sararenda, la construcción del gasoducto y la industrialización del energético darán un impulso al crecimiento económico de La Paz, Oruro, Potosí y Tarija.

Plantean construir un gasoducto desde el Sur del país hasta El Alto y la perforación y explotación del campo Sararenda de Camiri por Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) con el propósito de efectivizar la industrialización de los hidrocarburos.

El especialista, Justo Zapata, aseguró que este jueves presentará formalmente la propuesta en el marco del seminario-coloquio de la Plataforma Energética sobre, “Planificación e industrialización del gas: energía para Bolivia”.

Para Zapata la explotación del Sararenda, la construcción del gasoducto y la industrialización del energético darían un extraordinario impulso al crecimiento económico y desarrollo de los departamentos de La Paz, Oruro, Potosí y Tarija.

Como energético, el gas permitiría la industrialización del litio de Uyuni y los recursos mineralógicos de Oruro y Potosí, como actividades generadoras de excedentes económicos.

FUENTES DE EMPLEO

“Asimismo, el empleo del gas incentivaría las actividades generadoras de empleo, a través de la masificación del turismo, ampliación de los cultivos de quinua y de la ganadería de camélidos”, dice el informe.

La expectativa de este proyecto, denominado “el un, dos, tres de una política hidrocarburífera nacional”, es cambiar la matriz energética nacional, con un alto y directo beneficio para la población y el Estado.

“El ama de casa, en lugar de gastar Bs 22,5, gastará sólo Bs 8 por sustituir el gas de garrafa con gas metano. Paralelamente, el Estado eliminaría la subvención por vender en Bs 22,5, la garrafa de GLP que importa en por lo menos Bs 50”.

LA GASOLINA

“Similarmente, la sustitución de un litro de gasolina permitiría al chofer recorrer el mismo número de kilómetros con Bs 1,66, en lugar de Bs 3,74 y que el Estado elimine la subvención por vender en Bs 3,74 la gasolina que importa a Bs 5,8”, afirma el reporte de la Plataforma.

A juicio de Zapata, “la industrialización del metano permitiría obtener un barril de diésel ecológico a partir de 10 millares de pies cúbicos de gas. En términos económicos, en lugar de obtenerse Bs 210 por esos 10 millares de pies cúbicos de gas, se obtendrían alrededor de Bs 1.500 por el barril de diésel ecológico, para el cual hay mercado tanto en Bolivia como en todos los países vecinos”.

CAMPO SARARENDA

Según el planteamiento de Zapata, “la explotación petrolera estatal del Sararenda (Campo Camiri), que según datos del propio Gobierno podría contener reserva de gas del orden de 1,2 Trillón de Pies Cúblicos (TCF), aunque otros estiman más de 10 TCF, sería suficiente para satisfacer las necesidades iniciales de gas del proyecto Gas para Bolivia”.

“El gasoducto transportará 20 millones de metros cúbicos de gas por día, cambiando la matriz energética del país”, agrega.

PLANTA DE SEPARACIÓN

Otro eje del planteamiento es “la instalación de plantas separadoras de los componentes licuables del gas GLP (propano/butano) y gasolinas (pentanos e hidrocarburos superiores). Actualmente, por vender el GLP como energético, en el flujo de gas que se exporta a Brasil, el Estado boliviano obtiene Bs 21 por la misma cantidad que energía que importa en Bs 92 como GLP y en Bs 178 como gasolina”.

Fuente / El Diario