(APC) Un repentino corte en la energía eléctrica no causa ninguna gracia, pero su impacto es peor si éste afecta el funcionamiento de una empresa.

Según datos obtenidos en Estados Unidos, en promedio, 15 cortes en el suministro de energía por año son suficientes para que falle el sistema informático en una instalación típica.

De acuerdo a cifras proporcionadas por APC by Schneider Electric, el 90% de los cortes dura menos de cinco minutos, 99% se extiende por menos de una hora, mientras que la duración total acumulada de los cortes es de aproximadamente 100 minutos por año.

“Dado que el 10% de los cortes en el suministro dura más de cinco minutos y que el 1% dura más de una hora, se debe considerar seriamente la compra de una UPS que admita la incorporación de autonomía extendida y/o un generador cuando el costo del tiempo de inactividad es elevado”, recomienda Ricardo Lubschick, Country General Manager de APC by Schneider Electric.

La tecnología inteligente exige un suministro libre de interrupciones o perturbaciones. Las consecuencias de los incidentes en el suministro a gran escala están bien documentadas. Un estudio reciente aplicado en Estados Unidos demostró que las firmas industriales y comerciales digitales están perdiendo US$ 45.700 millones por año a consecuencia de interrupciones en el suministro. En todos los sectores comerciales, se calcula que se pierden entre US$ 104.000 a US$ 164.000 millones a consecuencia de las interrupciones, y otros US$ 15.000 a US$ 24.000 millones a consecuencia de otros problemas de calidad del suministro.

La interrupción en el suministro eléctrico no es un asunto menor. En los procesos industriales automatizados, líneas enteras de producción pueden descontrolarse, creando situaciones riesgosas para el personal de planta y costoso desperdicio de materiales.

Ante este escenario, APC by Schneider Electric recomienda las mejores prácticas para resguardar la información y aminorar las pérdidas.

Proteger los equipos de la red con sistemas UPS: Las aplicaciones están disponibles cuando la red por la que se accede a ellas también lo está. La protección de energía para hubs, routers y switches es un aspecto esencial, pero a veces se lo pasa por alto al implementar métodos para garantizar la disponibilidad de las aplicaciones. Además, si las computadoras tienen el software de cierre de la UPS, este requiere que la red esté en funcionamiento durante la interrupción en el suministro de energía para que pueda establecerse correctamente la comunicación. Si la red está desprotegida, no se puede realizar el cierre sin inconvenientes de la computadora.

Contemplar el tiempo que cada servidor necesita para realizar el cierre: El tiempo que se necesita para el cierre adecuado del sistema operativo varía de acuerdo con el sistema; se sabe que, por ejemplo, que algunos servidores de correo electrónico con muchas cuentas tardan hasta 20 minutos en cerrarse. Asegúrese de que las configuraciones del software de la UPS contemplen los requisitos específicos de cada computadora y sean adecuadas.

Fuente / APC.