(Diario Financiero).- Ni todo un camión con documentos, como el que hace poco más de 15 días entregaron en la sede regional de la Comisión Nacional de Medioambiente (Conama) en Aysén, le sirvió a HidroAysén para evitar las críticas respecto de la forma en que respondieron las más de 2.600 observaciones que recibió el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) del megaproyecto que Endesa y Colbún proyectan en la Undécima Región.

Trascurrido un día desde el fin del período que los servicios públicos que participan en la evaluación tenían para pronunciarse respecto de la primera ronda de respuestas entregadas por la empresa y, que dio como resultado más de mil nuevas observaciones, el titular de la Dirección General de Aguas (DGA), Rodrigo Weisner, aprovechó su visita a Coyhaique, la capital de la XI Región, para lanzar los primeros dardos hacia el proceso.

En primer término, resaltó los esfuerzos que desplegaron su equipo regional y nacional así como el de la Secretaría Regional Ministerial de Obras Públicas para acometer la revisión de la Adenda de HidroAysén “en un tiempo bastante apretado”, lo que demostró que “el Estado sí está preparado para evaluar proyectos de esta magnitud en tiempo récord y eso significa que la gente puede estar tranquila de que cuenta con servicios públicos capaces de defender los intereses de todos y también resguardar el medioambiente”, aseguró.

Nuevas observaciones

Luego, el personero se refirió a las 668 nuevas observaciones que la DGA, servicio dependiente del MOP, remitió a la Conama y que junto con aquellas que efectuaron otros 22 servicios públicos -a excepción de la Superintendencia de Electricidad y Combustibles que aprobó con condiciones-, indicando que ello es prueba de que HidroAysén mejoró sólo en un 30% a 35% la información disponible. Esto, en consideración que en la primera instancia efectuaron del orden de 990 reparos.

“Hablaría de una mejoría de 30% a 35%, porque muchas de las observaciones se mantienen del anterior”, indicó.

Weisner explicó que, por ejemplo, la contestación de la empresa a algunas consultas de la DGA fue “remítase al anexo tal, página tanto y al revisar en ese lugar no hay nada”.

Agregó que a partir de las respuestas surgieron otras consultas y precisó que, en en el caso de la DGA, persiste un reparo de fondo relativo a la valoración ambiental que la firma hace de las cuencas de los ríos Baker y Pascua, en los que proyecta construir su complejo de cinco centrales hidroeléctricas (2.750 MW).

“A propósito de los impactos mayores, menores y medianos HidroAysén plantea que lo que ellos pudieran generar no es de alta magnitud, porque -para decirlo en términos simples- la cuenca del Pascua y el Baker tiene características relativamente similares a las de otras cuencas de Chile y ahí está la diferencia de base, porque en nuestra opinión es que esas cuencas son lugares únicos con características propias que no replican al resto del país”, manifestó.

A raíz de ello, llamó a la empresa a “allanarse a compartir nuestro criterio”.

“La empresa podrá allanarse o seguir discutiendo sobre este punto, pero no hay que olvidar que el sistema de evaluación ambiental y los pronunciamientos de servicios públicos no son un espacio de negociación, sino que hay reguladores y regulados y nosotros somos los reguladores”, apuntó el personero.

En HidroAysén dijeron estar a la espera de que las observaciones sean consolidado por la autoridad, luego de lo cual comentarían.

Las mejorías

Pese a lo anterior, Weisner indicó mejorías como el aumento del área de influencia del proyecto hasta las desembocaduras de los ríos e incluyó información, aunque -dijo- no es tan completa como se requiere.

Pronunciamientos de los servicios

El SAG aún encuentra insuficiente la línea de base pese a los nuevos antecedentes aportados en la Adenda, para cumplir con lo establecido en la Ley y su reglamento, así como los requisitos y contenidos necesarios para el otorgamiento de los permisos ambientales sectoriales de competencia de este Servicio.

Entrega ahora archivos cartográ-ficos digitales de inundación, que representan la cota máxima de operación de los embalses que son distintas de la informadas con anterioridad en el EIA e ingresadas por el titular en el mes de Agosto de 2008, agrega el SAG.

Se solicita que el titular adicione la identificación y número de las especies en la condición desfavorable observada (crías, huevos, polluelos) que declara como pérdida; descripción y cuantificación que no fue considerada en la línea base.

Ha formulado un gran volumen de antecedentes que intentan de manera parcial caracterizar una zona de alto valor ambiental. Sin embargo, ha partido con una descripción incompleta de línea base, fundada en una subestimación de algunos elementos del medioambiente, indicó el MOP.

“Se debe tener presente además, que no solamente el Aeródromo de Balmaceda será afectado y a esta consulta no se responde satisfactoriamente no aportando datos nuevos que permitan evaluar claramente la información, alegó la Dirección de Aeropuertos.

El volumen y la complejidad de los estudios que se presentaron en esta Adenda ha sido muy superior al EIA, lo que no es esperable de un documento cuyo propósito es presentar aclaraciones y/o antecedentes complementarios, dijo Sernageomin.

Fuente / Diario Financiero